/ lunes 13 de junio de 2022

 El Espectador | Peter Schechter y los mineros de Videgaray

Peter Schechter es el autor de Point of Entry y consultor político y de comunicaciones internacionales. Fundador de una de las principales firmas de consultoría de comunicaciones estratégicas de Washington, pasó veinte años asesorando a presidentes, escribiendo publicidad para partidos políticos, escribiendo columnas fantasma para directores ejecutivos y asesorando a organizaciones internacionales para salir de crisis. También es dueño de una bodega de vinos, cría cabras y es socio de varios restaurantes exitosos. Schechter ha vivido en Europa y América Latina y habla seis idiomas con total fluidez. Vive en Washington, D.C. Eso es lo que dice la ficha de la editorial Harper Collins de él.

El 8 de octubre del 2020, Emilio Lozoya Austin dijo a la Fiscalía General de la República, que encabeza Alejandro Gertz Manero, que los pagos realizados a los asesores electorales mencionados en su denuncia se hicieron mediante depósitos a una empresa, para realizar inversiones en minería y las facturas que se le pagaron a los asesores electorales no mencionaban actividades sobre la campaña. Sino que eran factureras que hacían referencia a los proyectos de minería. “Así las cosas, yo recibí facturas de algunos asesores electorales, pero en los casos en que se mencionaban servicios a la campaña se les pedían ajustes de tal forma que no hubiera relación con servicios prestados en la campaña. Esto se hacía con la finalidad de ocultar, ante las autoridades electorales, el financiamiento ilícito y sancionado por la ley”.

Lozoya Austin dice que para corroborar esta información se podría requerir a los prestadores de servicios la documentación y facturas de estos procesos, de tal forma que se puedan contrastar con la documentación y facturas que constan en la carpeta de investigación. “La lista de empresas a las que se solicitó servicios como los señalados y a las que se realizaron las transferencias ya fue aportada en mi denuncia”.

Por otro lado, dice el exdirector de Petróleos Mexicanos, tuvo conocimiento de otros compromisos similares que había que cubrir con montos y empresas diversas cuya denominación y cuantías desconoce. “En torno a lo hasta ahora señalado, quiero precisar que existen elementos que acreditan mi dicho, como son las facturas relativas a depósitos y pagos a los asesores electorales, los cuales supuestamente eran por concepto de trabajos de minería”.

Dice que si bien los entregables referidos se entregaban directamente al jefe de campaña, tiene conocimiento de que básicamente se trataba de encuestas electorales y diseños de estrategia de comunicación para golpear y desacreditar a los candidatos de oposición.

“Respecto a Peter Schechter, recuerdo que él era asesor electoral personal de Luis Videgaray, con quien se reunía por lo menos mensualmente en la Ciudad de México”, dice Lozoya. “Puedo también relatar que Peter Schechter estuvo en la sede del PRI el día de la elección presidencial en el 2012 y participó activamente en la redacción del mensaje del entonces candidato ganador, Enrique Peña Nieto. Eso me consta porque yo estuve en la sede del PRI ese mismo día”.

Lozoya deja otro mensaje a la FGR:

“Una vez que entró en funciones el nuevo gobierno, Luis Videgaray me volvió a pedir la contratación de Schechter para realizar una asesoría personal sobre sus posibilidades para ser el siguiente candidato a la Presidencia de la República por parte del PRI para la elección presidencial del 2018, pues ésta era su motivación principal y permanente. Mi respuesta fue que no era posible contratarlo toda vez que las actividades de Schechter no eran compatibles”.

Pero al final, deja al aire Lozoya, tiene conocimiento de que sí lo contrató durante el sexenio de EPN.

hiroshi@oem.com.mx

Peter Schechter es el autor de Point of Entry y consultor político y de comunicaciones internacionales. Fundador de una de las principales firmas de consultoría de comunicaciones estratégicas de Washington, pasó veinte años asesorando a presidentes, escribiendo publicidad para partidos políticos, escribiendo columnas fantasma para directores ejecutivos y asesorando a organizaciones internacionales para salir de crisis. También es dueño de una bodega de vinos, cría cabras y es socio de varios restaurantes exitosos. Schechter ha vivido en Europa y América Latina y habla seis idiomas con total fluidez. Vive en Washington, D.C. Eso es lo que dice la ficha de la editorial Harper Collins de él.

El 8 de octubre del 2020, Emilio Lozoya Austin dijo a la Fiscalía General de la República, que encabeza Alejandro Gertz Manero, que los pagos realizados a los asesores electorales mencionados en su denuncia se hicieron mediante depósitos a una empresa, para realizar inversiones en minería y las facturas que se le pagaron a los asesores electorales no mencionaban actividades sobre la campaña. Sino que eran factureras que hacían referencia a los proyectos de minería. “Así las cosas, yo recibí facturas de algunos asesores electorales, pero en los casos en que se mencionaban servicios a la campaña se les pedían ajustes de tal forma que no hubiera relación con servicios prestados en la campaña. Esto se hacía con la finalidad de ocultar, ante las autoridades electorales, el financiamiento ilícito y sancionado por la ley”.

Lozoya Austin dice que para corroborar esta información se podría requerir a los prestadores de servicios la documentación y facturas de estos procesos, de tal forma que se puedan contrastar con la documentación y facturas que constan en la carpeta de investigación. “La lista de empresas a las que se solicitó servicios como los señalados y a las que se realizaron las transferencias ya fue aportada en mi denuncia”.

Por otro lado, dice el exdirector de Petróleos Mexicanos, tuvo conocimiento de otros compromisos similares que había que cubrir con montos y empresas diversas cuya denominación y cuantías desconoce. “En torno a lo hasta ahora señalado, quiero precisar que existen elementos que acreditan mi dicho, como son las facturas relativas a depósitos y pagos a los asesores electorales, los cuales supuestamente eran por concepto de trabajos de minería”.

Dice que si bien los entregables referidos se entregaban directamente al jefe de campaña, tiene conocimiento de que básicamente se trataba de encuestas electorales y diseños de estrategia de comunicación para golpear y desacreditar a los candidatos de oposición.

“Respecto a Peter Schechter, recuerdo que él era asesor electoral personal de Luis Videgaray, con quien se reunía por lo menos mensualmente en la Ciudad de México”, dice Lozoya. “Puedo también relatar que Peter Schechter estuvo en la sede del PRI el día de la elección presidencial en el 2012 y participó activamente en la redacción del mensaje del entonces candidato ganador, Enrique Peña Nieto. Eso me consta porque yo estuve en la sede del PRI ese mismo día”.

Lozoya deja otro mensaje a la FGR:

“Una vez que entró en funciones el nuevo gobierno, Luis Videgaray me volvió a pedir la contratación de Schechter para realizar una asesoría personal sobre sus posibilidades para ser el siguiente candidato a la Presidencia de la República por parte del PRI para la elección presidencial del 2018, pues ésta era su motivación principal y permanente. Mi respuesta fue que no era posible contratarlo toda vez que las actividades de Schechter no eran compatibles”.

Pero al final, deja al aire Lozoya, tiene conocimiento de que sí lo contrató durante el sexenio de EPN.

hiroshi@oem.com.mx