/ lunes 16 de abril de 2018

Hablemos de cine

Crítica de Noche de Juegos (Game Night)

Una comedia de acción que te entretiene con ingenio al momento de dispararse las bromas, desenfrenarse las persecuciones y contar una historia que te hará que te duela el estómago al seguir los mismos estándares de “Quiero matar a mi jefe” y “¿Quién son los Millers?”. Ya era hora de distraernos con buen humor.

Los esposos Max y Annie son anfitriones de las noches de juegos hasta el extremo de nunca perderse de ninguno, hasta que el hermano de Max interrumpe su racha al proporcionarles otra especie de juego, del cual conllevará a una serie de eventos caóticos cuyas vidas y la de los participantes podrían caer en severo riesgo.

Jason Bateman siempre está cómodo para este género, gracias a su experiencia las expectativas se su papel se cumplen conforme lleva cada escenario a su máximo provecho. Existe un sensacional momento al lado de un perro que nunca imaginé su humor negro fuese tan agradable, porque no pude dejar de reírme por las ocurrencias.

Tener a Rachel McAdams fue genial por su pura energía. Dada la tremenda química con Bateman logran sacar otra de las mejores secuencias la cual involucra extraer una bala de un brazo con ayuda de un tutorial. Mis respetos para los dos, considerando lo espontánea que se torna esta creativa escena. Además, como pareja denotan bastante potencial para el futuro.

Tampoco descartemos al resto del elenco, Kyle Chandler, Billy Magnussem, Sharon Horgan, Lamorne Morris y otros, te mantienen con sus variadas personalidades. La diversión nunca se acaba en sus 100 minutos y literalmente tendrás que agarrarte el estómago o patalear si no quieres llorar a carcajadas.

En términos de taquilla se defiende con sus $100 millones recaudados a nivel mundial, considerando su presupuesto de $37 millones. Tengo la certeza de que los frutos caerán cuando llegue a la renta porque para sorpresa de muchos, su humor se torna inteligente al brindarnos personajes auténticos.

Recomendable para quienes necesitan desesperadamente relajarse. Excelente trabajo por el guionista Mark Perez y los directores Francis Daley y Goldstein. Dudo que haya una segunda parte, pero si fuese la excepción, con gusto recibiría la noticia.


Calificación: 4 de 5 estrellas

Crítica de Noche de Juegos (Game Night)

Una comedia de acción que te entretiene con ingenio al momento de dispararse las bromas, desenfrenarse las persecuciones y contar una historia que te hará que te duela el estómago al seguir los mismos estándares de “Quiero matar a mi jefe” y “¿Quién son los Millers?”. Ya era hora de distraernos con buen humor.

Los esposos Max y Annie son anfitriones de las noches de juegos hasta el extremo de nunca perderse de ninguno, hasta que el hermano de Max interrumpe su racha al proporcionarles otra especie de juego, del cual conllevará a una serie de eventos caóticos cuyas vidas y la de los participantes podrían caer en severo riesgo.

Jason Bateman siempre está cómodo para este género, gracias a su experiencia las expectativas se su papel se cumplen conforme lleva cada escenario a su máximo provecho. Existe un sensacional momento al lado de un perro que nunca imaginé su humor negro fuese tan agradable, porque no pude dejar de reírme por las ocurrencias.

Tener a Rachel McAdams fue genial por su pura energía. Dada la tremenda química con Bateman logran sacar otra de las mejores secuencias la cual involucra extraer una bala de un brazo con ayuda de un tutorial. Mis respetos para los dos, considerando lo espontánea que se torna esta creativa escena. Además, como pareja denotan bastante potencial para el futuro.

Tampoco descartemos al resto del elenco, Kyle Chandler, Billy Magnussem, Sharon Horgan, Lamorne Morris y otros, te mantienen con sus variadas personalidades. La diversión nunca se acaba en sus 100 minutos y literalmente tendrás que agarrarte el estómago o patalear si no quieres llorar a carcajadas.

En términos de taquilla se defiende con sus $100 millones recaudados a nivel mundial, considerando su presupuesto de $37 millones. Tengo la certeza de que los frutos caerán cuando llegue a la renta porque para sorpresa de muchos, su humor se torna inteligente al brindarnos personajes auténticos.

Recomendable para quienes necesitan desesperadamente relajarse. Excelente trabajo por el guionista Mark Perez y los directores Francis Daley y Goldstein. Dudo que haya una segunda parte, pero si fuese la excepción, con gusto recibiría la noticia.


Calificación: 4 de 5 estrellas