/ miércoles 11 de abril de 2018

Premisa Mayor

En un estudio del World Economic Forum a nivel mundial sobre los resultados de una encuesta para determinar lo que más preocupa a las personas en diferentes naciones, resultó que, en México, 82% de la población no solo mostró insatisfacción, sino que consideró de manera abrumadora “que el país va por el camino equivocado…”

Las preocupaciones, obviamente, cambian de un país a otro.

Cuando el desempleo o el terrorismo es lo que más preocupa a la población de otros países, a los mexicanos resultó que lo que más detestan son la inseguridad, el crimen, la violencia, la desigualdad, la mala gestión en salud, en educación y complementa esas preocupaciones la extrema corrupción e impunidad en materia financiera y sobre todo política.

Ninguna razón para el optimismo, solo hartazgo, desazón y rabia social resultó en esa encuesta el principal “combustible” que ha incinerado y frenado por más de treinta años consecutivos el crecimiento económico.

“La visión de la mediocre, devaluada e inflacionaria economía resultó como “juego de suma cero” al tomar como referente el hecho incuestionable de que más de 60 millones de mexicanos viven en la pobreza y de esos más de diecisiete millones en pobreza extrema (si se puede decir “vivir” con un dólar al día) y en ese submundo siguen imperando la carencia de agua, de sanidad, de higiene, reducida esperanza de vida en los niños desnutridos, analfabetas y/o lanzados a la mendicidad o al nefando trabajo infantil.

Resultados deplorables de las principales métricas idóneas en lo que atañe a esa “caja oscura” de la colosal deuda pública federal, el desvío criminal de fondos públicos, las “estafas maestras”, los recortes presupuestales para pagar los intereses de esa deuda astronómica desaparecida, no invertida en nada y en un exceso de servicia contra la clase trabajadora tomar miles de millones de pesos para obras federales como el nuevo aeropuerto, de los ahorros pensionarios en las Afores-Siefores con grave riesgo totalmente repudiable de arriesgar y exponerlos al “no retorno” al bursatilizar esos enormes recursos y con esa fórmula especulativa tenebrosa terminar más temprano que tarde en una especie de siniestro “Fobaproa-Aforado”.

Esas tendencias de la población al rechazo a la gestión gubernamental en los tres niveles de gobierno se retroalimentan por una tortuosa, inhumana y mortal contaminación del agua que escasea a nivel nacional (salvo en dos estados del sureste) para favorecer con intereses inconfesables al “fracking” (Ruptura hidráulica de las rocas del subsuelo) para extraer petróleo, gas y también de manera ecocida proteger a las mineras extranjeras que también utilizan sustancias altamente tóxicas.

Alejado México de los objetivos de la ONU por el desarrollo sustentable.

México entra de lleno al trogloditismo de la frenética contaminación ambiental como política pública hipócrita pues por un lado firman acuerdos internacionales para preservar el medio ambiente y por otra parte de manera cínica aceleran y en sentido contrario de los países que verdaderamente están impulsando fuentes de energías limpias y renovables.

Lo anterior implica no solo privatizar toda la riqueza petrolera y gasífera del país, sino como un régimen neocolonial desmantelan todas las leyes y reglamentaciones legales, jurídicas y administrativas para dejar de proteger nuestros recursos naturales y por tanto expeditar “licencia para depredar” el patrimonio nacional.

¡A nivel internacional México es ubicado entre los países no pobres, sino empobrecido, saqueado y explotado por los grupos desequilibrados y desequilibrantes del poder político y económico!

Poco que abundar ante la agresividad y frustración de Mr. Trump que no se detendrá ante discursos de justificada dignidad nacional.

Ante los embates esquizoides de Mr. Trump, no podemos, no debemos olvidar los graves problemas endógenos que por sexenios se vienen arrastrando y profundizando escandalosamente.

¡Unidad no significa complicidad!

No debemos permitir se nos manipulen y se nos distraiga de lo medular con falsos patrioterismos.

La sociedad mexicana necesita unidad, sí, contra la agresión del vecino; pero más y desde hace mucho, hacer frente al fracaso del modelo económico de la derecha populista neoliberal devastadoramente corrupta.

En la economía real no caben misticismos ni milagrería ni actos de fe. Las reformas “estructurales” no corrigen las anomalías, las recrudecen; las profundizan y están hundiendo más al país al que ni migajas le dejan y se llevan la “tajada de león” con las aberrantes, delincuenciales y voraces privatizaciones de los bienes nacionales.

Lo de la clase política y cupular empresarial, si lo suyo, es vivir en otro mundo de ficción y ni con terapias intensivas se les podría reconectar con la realidad… por ello paso de manera intempestiva, siguiendo los mandamientos seculares de leer ciencia ficción como puente para la apertura (evitar cierres) cognitiva y según “Pew Research” ayuda a ser mas empático, mejorar el pensamiento y la sociabilidad me sumergí en la literatura especulativa de corte científico sin saber bien a bien si las fantasías científicas efluyen de las fantasías político-sociales.

Acudí a los autores crónicos y expertos señeros como Asimov, Clark, Sagan con abundancia de predicciones posibles, verosímiles que lleva a distopías cuando todo aparece inalcanzable en las vastas e infinitas distancias cósmicas.

¿Todo es imaginación, pero en grandes potencialidades inspiradoras y pronosticadoras de colonias extraplanetarias, sobrevivencia de la especie humana en otros planetas o colonias espaciales, sociedades precursoras con total igualdad civilizatoria con base en la ciencia?

“La tierra es cuna de la mente, pero no se puede vivir eternamente en la cuna” K. Tsiolkoski.

Se pasó de la sociedad rural a la industrial y ahora en transición a lo espacial y en los umbrales pero ya intensiva búsqueda de vida inteligente extraterrestre.

Con rapidez van quedando acotadas, desplazadas las distopías que dicen no, por utopías que dicen sí, barruntan que todo es realizable, que nada es definitivo ni inexpugnable.

Desprejuicidado… ni físico, ni menos astrofísico, pero atraído por temas relevantes como el Big-Bang, la Teoría de Cuerdas y la imaginativa concepción especulativa de los multiversos así como el difícil reto de una teoría unificada que concilie todas las ramas de la física tradicional con la física cuántica, la materia y la energía oscuras considero que no deben ser temas solo para científicos ya que lo contrario sería como atajar, prohibir, cancelar la libertad de pensar.

La historia de la ciencia a lo largo de los siglos ha sido constante flujo de ideas, experimentos, fracasos, y nuevas ideas… pero como sostiene David Gross “Rendirse ahora sería una excusa barata” “Rendirse no es bueno para nadie…” “No hay razón para hacerlo pues tendremos que ser capaces como especie de entender las propiedades del universo, el único universo que podemos observar, estudiar y del que formamos parte.


www.ejecentral.com



En un estudio del World Economic Forum a nivel mundial sobre los resultados de una encuesta para determinar lo que más preocupa a las personas en diferentes naciones, resultó que, en México, 82% de la población no solo mostró insatisfacción, sino que consideró de manera abrumadora “que el país va por el camino equivocado…”

Las preocupaciones, obviamente, cambian de un país a otro.

Cuando el desempleo o el terrorismo es lo que más preocupa a la población de otros países, a los mexicanos resultó que lo que más detestan son la inseguridad, el crimen, la violencia, la desigualdad, la mala gestión en salud, en educación y complementa esas preocupaciones la extrema corrupción e impunidad en materia financiera y sobre todo política.

Ninguna razón para el optimismo, solo hartazgo, desazón y rabia social resultó en esa encuesta el principal “combustible” que ha incinerado y frenado por más de treinta años consecutivos el crecimiento económico.

“La visión de la mediocre, devaluada e inflacionaria economía resultó como “juego de suma cero” al tomar como referente el hecho incuestionable de que más de 60 millones de mexicanos viven en la pobreza y de esos más de diecisiete millones en pobreza extrema (si se puede decir “vivir” con un dólar al día) y en ese submundo siguen imperando la carencia de agua, de sanidad, de higiene, reducida esperanza de vida en los niños desnutridos, analfabetas y/o lanzados a la mendicidad o al nefando trabajo infantil.

Resultados deplorables de las principales métricas idóneas en lo que atañe a esa “caja oscura” de la colosal deuda pública federal, el desvío criminal de fondos públicos, las “estafas maestras”, los recortes presupuestales para pagar los intereses de esa deuda astronómica desaparecida, no invertida en nada y en un exceso de servicia contra la clase trabajadora tomar miles de millones de pesos para obras federales como el nuevo aeropuerto, de los ahorros pensionarios en las Afores-Siefores con grave riesgo totalmente repudiable de arriesgar y exponerlos al “no retorno” al bursatilizar esos enormes recursos y con esa fórmula especulativa tenebrosa terminar más temprano que tarde en una especie de siniestro “Fobaproa-Aforado”.

Esas tendencias de la población al rechazo a la gestión gubernamental en los tres niveles de gobierno se retroalimentan por una tortuosa, inhumana y mortal contaminación del agua que escasea a nivel nacional (salvo en dos estados del sureste) para favorecer con intereses inconfesables al “fracking” (Ruptura hidráulica de las rocas del subsuelo) para extraer petróleo, gas y también de manera ecocida proteger a las mineras extranjeras que también utilizan sustancias altamente tóxicas.

Alejado México de los objetivos de la ONU por el desarrollo sustentable.

México entra de lleno al trogloditismo de la frenética contaminación ambiental como política pública hipócrita pues por un lado firman acuerdos internacionales para preservar el medio ambiente y por otra parte de manera cínica aceleran y en sentido contrario de los países que verdaderamente están impulsando fuentes de energías limpias y renovables.

Lo anterior implica no solo privatizar toda la riqueza petrolera y gasífera del país, sino como un régimen neocolonial desmantelan todas las leyes y reglamentaciones legales, jurídicas y administrativas para dejar de proteger nuestros recursos naturales y por tanto expeditar “licencia para depredar” el patrimonio nacional.

¡A nivel internacional México es ubicado entre los países no pobres, sino empobrecido, saqueado y explotado por los grupos desequilibrados y desequilibrantes del poder político y económico!

Poco que abundar ante la agresividad y frustración de Mr. Trump que no se detendrá ante discursos de justificada dignidad nacional.

Ante los embates esquizoides de Mr. Trump, no podemos, no debemos olvidar los graves problemas endógenos que por sexenios se vienen arrastrando y profundizando escandalosamente.

¡Unidad no significa complicidad!

No debemos permitir se nos manipulen y se nos distraiga de lo medular con falsos patrioterismos.

La sociedad mexicana necesita unidad, sí, contra la agresión del vecino; pero más y desde hace mucho, hacer frente al fracaso del modelo económico de la derecha populista neoliberal devastadoramente corrupta.

En la economía real no caben misticismos ni milagrería ni actos de fe. Las reformas “estructurales” no corrigen las anomalías, las recrudecen; las profundizan y están hundiendo más al país al que ni migajas le dejan y se llevan la “tajada de león” con las aberrantes, delincuenciales y voraces privatizaciones de los bienes nacionales.

Lo de la clase política y cupular empresarial, si lo suyo, es vivir en otro mundo de ficción y ni con terapias intensivas se les podría reconectar con la realidad… por ello paso de manera intempestiva, siguiendo los mandamientos seculares de leer ciencia ficción como puente para la apertura (evitar cierres) cognitiva y según “Pew Research” ayuda a ser mas empático, mejorar el pensamiento y la sociabilidad me sumergí en la literatura especulativa de corte científico sin saber bien a bien si las fantasías científicas efluyen de las fantasías político-sociales.

Acudí a los autores crónicos y expertos señeros como Asimov, Clark, Sagan con abundancia de predicciones posibles, verosímiles que lleva a distopías cuando todo aparece inalcanzable en las vastas e infinitas distancias cósmicas.

¿Todo es imaginación, pero en grandes potencialidades inspiradoras y pronosticadoras de colonias extraplanetarias, sobrevivencia de la especie humana en otros planetas o colonias espaciales, sociedades precursoras con total igualdad civilizatoria con base en la ciencia?

“La tierra es cuna de la mente, pero no se puede vivir eternamente en la cuna” K. Tsiolkoski.

Se pasó de la sociedad rural a la industrial y ahora en transición a lo espacial y en los umbrales pero ya intensiva búsqueda de vida inteligente extraterrestre.

Con rapidez van quedando acotadas, desplazadas las distopías que dicen no, por utopías que dicen sí, barruntan que todo es realizable, que nada es definitivo ni inexpugnable.

Desprejuicidado… ni físico, ni menos astrofísico, pero atraído por temas relevantes como el Big-Bang, la Teoría de Cuerdas y la imaginativa concepción especulativa de los multiversos así como el difícil reto de una teoría unificada que concilie todas las ramas de la física tradicional con la física cuántica, la materia y la energía oscuras considero que no deben ser temas solo para científicos ya que lo contrario sería como atajar, prohibir, cancelar la libertad de pensar.

La historia de la ciencia a lo largo de los siglos ha sido constante flujo de ideas, experimentos, fracasos, y nuevas ideas… pero como sostiene David Gross “Rendirse ahora sería una excusa barata” “Rendirse no es bueno para nadie…” “No hay razón para hacerlo pues tendremos que ser capaces como especie de entender las propiedades del universo, el único universo que podemos observar, estudiar y del que formamos parte.


www.ejecentral.com



viernes 26 de octubre de 2018

Premisa Mayor / Por la fuerza de las urnas

lunes 23 de abril de 2018

Premisa Mayor

lunes 16 de abril de 2018

Premisa Mayor

miércoles 11 de abril de 2018

Premisa Mayor

martes 06 de marzo de 2018

Premisa Mayor

lunes 26 de febrero de 2018

Prisa contra certeza

martes 20 de febrero de 2018

No bastan más promesas

domingo 18 de febrero de 2018

No bastan más promesas

lunes 12 de febrero de 2018

MOMENTOS DELICADOS

lunes 05 de febrero de 2018

Rutas equivocadas

Cargar Más