/ jueves 13 de agosto de 2020

¿Yes We Kam? ¿Aporta Harris al triunfo de Biden?

El nombramiento de la senadora Kamala Harris como candidata demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos marca un antecedente histórico relevante en la historia electoral: es la tercera mujer candidata a la Vicepresidencia, primera de ascendencia afroamericana y de padres inmigrantes, senadora por el estado de California, uno de los estados más importantes y progresistas a nivel nacional e internacional, con una trayectoria relevante como fiscal estatal y a nivel de Distrito. Estos antecedentes reflejan su capacidad legal, de gestión y para la formulación de políticas; además, tiene una visión crítica en temas como derechos civiles, lo que se reflejó en algunos debates por la candidatura demócrata; finalmente, el hecho de que la senadora Harris tenga residencia en el estado de California, la ha sensibilizado sobre la problemática social, legal y discriminatoria de la población latina.


Sin embargo, planteó algunas cuestiones de su candidatura entre las que destacó las siguientes: ¿La candidata Harris podrá sumar a la comunidad afro que recientemente se ha movilizado bajo la consigna “Black Lives Matter”, logrando una igual o mayor adhesión que la candidatura de Obama?; ¿la comunidad latina se inclinará por tal opción, en un contexto en donde existen diferencias socioculturales con la comunidad afro y asiática?; ¿logrará la ex senadora Harris acercarse a la heterogénea y conservadora población latina, con un Plan Biden, poco viable desde el punto de vista presupuestario y político –la reforma inmigratoria- que también afectaría a la población afro, dado que competirían por tales apoyos económicos?; ¿las posiciones de la senadora Harris harán eco en una sociedad multicultural, en donde también predominan posiciones conservadoras en las mujeres votantes con respecto a aborto, religión, familia etc?; Y particularmente en aquellos estados conservadores que serán decisivos en el voto electoral como Florida, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, tradicionalmente afines al Partido Republicano. Es decir, California y Nueva York reflejan valores progresistas, muy distintos a los valores conservadores de aquellos estados. En tal sentido, se destaca el apoyo solidario a la ex senadora Harris de parte de Sarah Palin, candidata republicana a la vicepresidenta con el finado John McCain en las elecciones del 2008.

Un tema a considerar de la candidata Harris es su posición de defensa a los policías, en especial bajo su papel como Fiscal General, en donde promovió un combate frontal al crimen en el estado de California. Esta posición se asocia a su formación como abogada y en favor del Estado de derecho. De ahí sus diferencias con el ala progresista demócrata, que ha cuestionado los excesos policiales en las recientes manifestaciones. Otra lectura de su posición “pro policía”, es que la acerca con grupos conservadores, que se oponen a los excesos de violencia social en las manifestaciones y a las críticas hacia los policías. El punto central que seguramente planteará la ex senadora Harris durante el proceso electoral será fortalecer el Estado de Derecho, legalidad y promover una mayor vinculación de la policía con la comunidad y con respeto a los derechos civiles.


La candidatura de Harris puede marcar un hito histórico en la elección presidencial, si la fórmula demócrata trasciende el conservadurismo del candidato Biden y si considera algunas de las demandas de diversidad de la sociedad estadounidense. En tal sentido, la viabilidad presupuestaria del Plan Biden será importante para atender las demandas de los latinos, en particular los apoyos económicos para atender los efectos de la pandemia (desempleo, limitaciones acceso a sanidad y en general un mayor desigualdad social)


La candidatura conjunta Biden-Harris dada a conocer este miércoles 12 agosto en un acto en Wilmington (Delaware) con el exvicepresidente Biden plantearon la iniciativa de “reconstruir” Estados Unidos, con un nuevo liderazgo y un mejor futuro, ante los efectos sociales y económicos de la pandemia, que a la fecha del 12 agosto suma la cantidad de 5, 197, 000 personas contagiadas y 166, 026 fallecidos y manteniéndose como centro de la pandemia a nivel mundial (CSSE-JHU, 2020)) Esta situación planteará un enorme reto por las limitaciones de una campaña electoral masiva y por los efectos socioconómicos y de salud de la agenda post-Covid.19, que implicará una enorme capacidad de gobernar.

El nombramiento de la senadora Kamala Harris como candidata demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos marca un antecedente histórico relevante en la historia electoral: es la tercera mujer candidata a la Vicepresidencia, primera de ascendencia afroamericana y de padres inmigrantes, senadora por el estado de California, uno de los estados más importantes y progresistas a nivel nacional e internacional, con una trayectoria relevante como fiscal estatal y a nivel de Distrito. Estos antecedentes reflejan su capacidad legal, de gestión y para la formulación de políticas; además, tiene una visión crítica en temas como derechos civiles, lo que se reflejó en algunos debates por la candidatura demócrata; finalmente, el hecho de que la senadora Harris tenga residencia en el estado de California, la ha sensibilizado sobre la problemática social, legal y discriminatoria de la población latina.


Sin embargo, planteó algunas cuestiones de su candidatura entre las que destacó las siguientes: ¿La candidata Harris podrá sumar a la comunidad afro que recientemente se ha movilizado bajo la consigna “Black Lives Matter”, logrando una igual o mayor adhesión que la candidatura de Obama?; ¿la comunidad latina se inclinará por tal opción, en un contexto en donde existen diferencias socioculturales con la comunidad afro y asiática?; ¿logrará la ex senadora Harris acercarse a la heterogénea y conservadora población latina, con un Plan Biden, poco viable desde el punto de vista presupuestario y político –la reforma inmigratoria- que también afectaría a la población afro, dado que competirían por tales apoyos económicos?; ¿las posiciones de la senadora Harris harán eco en una sociedad multicultural, en donde también predominan posiciones conservadoras en las mujeres votantes con respecto a aborto, religión, familia etc?; Y particularmente en aquellos estados conservadores que serán decisivos en el voto electoral como Florida, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, tradicionalmente afines al Partido Republicano. Es decir, California y Nueva York reflejan valores progresistas, muy distintos a los valores conservadores de aquellos estados. En tal sentido, se destaca el apoyo solidario a la ex senadora Harris de parte de Sarah Palin, candidata republicana a la vicepresidenta con el finado John McCain en las elecciones del 2008.

Un tema a considerar de la candidata Harris es su posición de defensa a los policías, en especial bajo su papel como Fiscal General, en donde promovió un combate frontal al crimen en el estado de California. Esta posición se asocia a su formación como abogada y en favor del Estado de derecho. De ahí sus diferencias con el ala progresista demócrata, que ha cuestionado los excesos policiales en las recientes manifestaciones. Otra lectura de su posición “pro policía”, es que la acerca con grupos conservadores, que se oponen a los excesos de violencia social en las manifestaciones y a las críticas hacia los policías. El punto central que seguramente planteará la ex senadora Harris durante el proceso electoral será fortalecer el Estado de Derecho, legalidad y promover una mayor vinculación de la policía con la comunidad y con respeto a los derechos civiles.


La candidatura de Harris puede marcar un hito histórico en la elección presidencial, si la fórmula demócrata trasciende el conservadurismo del candidato Biden y si considera algunas de las demandas de diversidad de la sociedad estadounidense. En tal sentido, la viabilidad presupuestaria del Plan Biden será importante para atender las demandas de los latinos, en particular los apoyos económicos para atender los efectos de la pandemia (desempleo, limitaciones acceso a sanidad y en general un mayor desigualdad social)


La candidatura conjunta Biden-Harris dada a conocer este miércoles 12 agosto en un acto en Wilmington (Delaware) con el exvicepresidente Biden plantearon la iniciativa de “reconstruir” Estados Unidos, con un nuevo liderazgo y un mejor futuro, ante los efectos sociales y económicos de la pandemia, que a la fecha del 12 agosto suma la cantidad de 5, 197, 000 personas contagiadas y 166, 026 fallecidos y manteniéndose como centro de la pandemia a nivel mundial (CSSE-JHU, 2020)) Esta situación planteará un enorme reto por las limitaciones de una campaña electoral masiva y por los efectos socioconómicos y de salud de la agenda post-Covid.19, que implicará una enorme capacidad de gobernar.