imagotipo

Política… Bajo El Sol

  • Enrique Sánchez Díaz

Después de la terrible decisión del presidente DONALD TRUMP de acabar con el programa DACA que protege a unos 618,342 dreamers mexicanos, de 800 mil en ese país, el panorama en Estados Unidos por esa grave amenaza parece que tiende a desvanecerse, porque una gran parte de la sociedad norteamericana y 16 estados han considerado la decisión como un atentado a los derechos humanos y a una insensibilidad total contra jóvenes que no han cometido ninguna falta. Por lo pronto, hubo un fuerte reproche que publicó Facebook el expresidente BARACK OBAMA; calificó la decisión de TRUMP como “cruel y equivocada porque esa sombra (amenaza) se ha vuelto a echar sobre algunos de nuestros mejores y más brillantes jóvenes. Apuntar a estos jóvenes es un error, porque no han hecho nada malo. Es autodestructivo porque quieren comenzar nuevos negocios, proveer personal a nuestros laboratorios, servir en nuestro ejército, y, de otra manera, contribuir al país que amamos. Es cruel. ¿Qué pasa si el maestro de ciencias de nuestro hijo, o nuestro amigable vecino resulta ser un Soñador? ¿Dónde debemos enviarlo? ¿A un país que no conoce ni recuerda, con un idioma que ni siquiera puede hablar?… Seamos claros: la acción tomada hoy no es legalmente requerida. Es una decisión política y una pregunta moral. Cualesquiera que sean las preocupaciones o quejas de los estadounidenses acerca de la inmigración en general, no debemos amenazar el futuro de este grupo de jóvenes que están aquí sin culpa propia, que no representan una amenaza, que no quitan nada del resto de la gente”.

 

El hombre que dejó la Casa Blanca, apenas en enero, remarcó: “Ellos son ese lanzador en el equipo de nuestro hijo, ese que ayuda a su comunidad después de un desastre, ese cadete en ROTC que no quiere nada más que usar el uniforme del país que le dio una oportunidad. Eliminarlos no reducirá la tasa de desempleo, ni aligerará los impuestos de nadie ni elevará los salarios de nadie”. OBAMA prosigue: “Es precisamente porque esta acción es contraria a nuestro espíritu y al sentido común, que los líderes empresariales, los líderes religiosos, los economistas y los estadounidenses de todas las ramas políticas pidan a la administración que no haga lo que hizo hoy. Y ahora que la Casa Blanca ha trasladado su responsabilidad de estos jóvenes al Congreso, corresponde a los miembros del Congreso proteger a estos jóvenes y nuestro futuro”. Finalmente apuntó: En última instancia, se trata de decencia básica. Se trata de si somos un pueblo que expulsa a los jóvenes luchadores esperanzadores de América, o si los tratamos de la manera que queremos que nuestros propios hijos sean tratados. Se trata de quiénes somos como pueblo, y qué queremos ser”.

Al mismo tiempo, fiscales generales de 16 estados presentaron el miércoles ante la justicia una demanda que desafía al presidente DONALD TRUMP y busca preservar el DACA, el programa que protege de la deportación a jóvenes inmigrantes llegados cuando niños a Estados Unidos, los llamados dreamers.

La demanda argumenta que el gobierno de TRUMP ha violado una cláusula constitucional al discriminar a los jóvenes con DACA de origen mexicano, que representan 78% del total, así como los derechos a un debido proceso. También aseguran que la decisión de eliminar el DACA ha dañado a las economías, a las instituciones y a los residentes de esos 16 estados. “La decisión del gobierno de TRUMP de terminar el DACA es cruel, inhumana y devastadora para 42.000 neoyorquinos que han podido salir de las sombras”, dijo a la prensa el fiscal general del estado de Nueva York, ERIC SCHNEIDERMAN, al anunciar la demanda, revela una nota de El Sol de México, que emite agencia EFE. “Por eso es que estamos llevando al gobierno de TRUMP a los tribunales para proteger a los Dreamers y a los empleadores de Nueva York que cuentan con ellos”, añadió el fiscal, quien indicó que la decisión del presidente está basada en su “prejuicio personal contra los mexicanos”. La demanda, liderada por los fiscales de Nueva York, Washington y Massachusetts, fue presentada también por otros estados como Connecticut, Illinois, Iowa, Nuevo México, Carolina del Norte, Vermont y Virginia, aunque no por California ni Texas, los estados con más jóvenes con DACA.