imagotipo

Por día del padre

  • Ricardo Eguía

“Lo difícil no es ser bueno sino serlo en las condiciones que hoy la vida te impone”.

Expresar siempre la propia opinión apegada a la verdad y respetando la de los demás…

La dignidad personal a todo se antepondrá…

El optimismo es bienestar…

Respetar para que te respeten…

El rencor daña… hay que desecharlo…

La indisciplina genera tensiones, caos y perjuicios.

La impuntualidad es una forma de indisciplina…

La desidia relaja y conduce a la indolencia.

Los buenos hábitos fortalecen el carácter.

Saber escuchar es principio esencial…

Es básico una forma correcta de vivir.

Razonar con claridad antes de expresarse…

Leer mucho decanta la ignorancia… ¡No la elimina!

Tibieza e inacción están confabuladas con la debilidad…

“Amar a alguien sinceramente es vital… sumar amores es celestial”.

Asumir siempre nuestra plena responsabilidad, esperando que cada quien asuma la suya.

A algunos ofende la franqueza… pero siempre será mejor que la mentira.

Abrir demasiado los sentimientos podría hacerte vulnerable… prudencia y precaución siempre ayudan.

Las cosas valiosas de la vida son aquellas en las que no hace falta creer para vivirlas… disfrútalas.

No te conformes con poco… pero nunca dañes para tener más.

Tonifica el alma ser fiel con los tuyos, con tus ideas y con tus convicciones…

Si nadie es perfecto, hay que ser tolerante…

La avaricia seca el corazón, lo cierra al amor, al ideal, al bien…

Sé ejemplo “heroico” para desechar la envidia.

Ser digno es no pedir lo merecido, pero tampoco recibir lo inmerecido.

Siempre procura descollar por acciones positivas y por tus mejores esfuerzos… nunca por el error ajeno.

Ser benévolo con el prójimo compensa.

Ejerce sana autocrítica, aunque otros lo consideren autoflagelación…

Tener el uno por ciento de algo, siempre será mejor que 100% de nada.

Fijar posturas es definirse sin titubeos ni rubores contra los anacronismos y las falsedades…

 

Recuerda:

Tener libros, no siempre es señal de inteligencia.

Una biblioteca personal no te hace sabio.

Tener información… no siempre es poseer la verdad.

Los silencios ajenos no te dan la razón.

Tolerar no es claudicar.

Dar una limosna, no te hace filántropo.

Elogio… no es adulación.

El elogio sincero, no rebaja a quien lo otorga.

La rigidez… no es sinónimo de firmeza.

Rechazar lo antiguo, no implica renovarse.

Ser mayor, no te hace superior.

Tener fe… no es sinónimo de fanatismo.

Ayudar con poco al necesitado… no es bastante.

En cada cosa poner tus cinco sentidos, emoción y constancia.

Indignarte siempre con la tentadora presencia cotidiana de la mediocridad.

Rehúsa a encasillarte o amoldarte por el interés ajeno.

Defiende causas justas, aunque otros las juzguen perdidas o inútiles.

No te arredres ante obstáculos, las dificultades o el qué dirán.

Que los retos no te amilanen.

Lucha contra la hipocresía, la manipulación y la traición.

Huye de la gente negativa, de la vagancia y la pereza.

Evita ser invadido por la apatía, la indiferencia o la credulidad.

Rodéate de gente positiva y propositiva.

Solo está vencido… el que confiesa estarlo.

Podrás ser bueno si eres íntegro, honesto y congruente.

Y si todos los días sin más escuela que la vida te entusiasmas con las cinco maravillas del mundo: La primer, vivir… la segunda, haber sido hijo de mis padres… la tercera, ser esposo de la mujer que amo… la cuarta, ser padre de mis hijos… y la quinta, ser abuelo de mis nietos jugando con ellos como un niño.

 

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter: @ REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=