imagotipo

Verdades y mentiras

  • Job Flores

¡HAY QUE VER SI LES CREEN!… Quienes siempre estuvieron del lado del Gobierno, incluso en calidad de “cómplices” para lacerar al que menos tiene, hablando de incrementos a servicios, mercancías, etc. Ahora le están pidiendo ayuda a ese mismo y lastimado al pueblo, para que “los salve” de las medidas de autoridad que les están pegando y duro.

Hubo un personaje en este país, empresario y muy reconocido, que levantó la voz, no solo por los que tienen dinero, también por quienes no lo tienen, ese hombre fue Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, mejor conocido como “Maquío”, personaje que nada tiene en común con los actuales canacintros, coparmexos y demás miembros de las organizaciones patronales.

En Tijuana hemos visto de todo, hablando de la voz empresarial. Unos han salido a las calles, incluso entregando volantes, para explicar su visión y postura en torno a las medidas y acciones presidenciales, que les están haciendo la vida de cuadritos y últimamente para pedir que se haga algo en torno a la inseguridad, que ya es insoportable en esta ciudad.

Pero si a la autoridad local, a juzgar por los resultados, le importa un bledo lo que está pasando en el tema de la violencia, a la autoridad federal y a la estatal, con más razón.

En este contexto, he observado y escuchado atentamente a los empresarios, locales, algunos con representatividad real, otros no tanto, pero…

El presidente de Canacintra, por ejemplo (no sé su nombre y tampoco me interesa) salió en defensa del Gobierno de la ciudad, argumentando que tres meses sin resultados, no son suficientes para emitir juicios en contra de Juan Manuel Gastélum y la administración que encabeza.

En el mismo tenor se expresó otro empresario al que le gustan las cámaras y los encabezados noticiosos, me refiero a Julián Palombo, quien supuestamente a nombre de los comerciantes de la avenida Revolución, desmintió a quienes se dicen víctimas del crimen organizado.

En este contexto, me queda claro que han sido los empresarios los que, con su dinero, llevaron a la presidencia de México a Enrique Peña Nieto, y en su momento lo hicieron con Felipe Calderón y el resto de pillos que nos han gobernado, solo que ahora, esos mismos empresarios están resintiendo los embates de la corrupción y las acciones fiscales y otras que les están pegando en serio y que tienen su origen en aquellos en los que invirtieron dinero…

Cierto que hay las excepciones como las que mencioné, pero en general, el sector empresarial ya no haya la puerta con los malos gobiernos que padecemos y ahora han volteado a la gran masa, para pedir su apoyo y contrarrestar estas acciones oficiales.

Esto lo hacen con el conocimiento pleno de que al grueso de la sociedad esos gobiernos le han pegado de forma cruel y perversa. Hay que ver lo que tiene que decir la ciudadanía, recordando que la clase patronal en ninguna ocasión, que se recuerde, alzó la voz en favor de los desprotegidos.

 

RECUERDE… Nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira.