imagotipo

Verdades y mentiras

  • Job Flores

¿INGRESARÁ KIKO A LA LISTA? Son siete ex Gobernadores, militantes del Partido Revolucionario Institucional, y uno del Partido Acción Nacional, los que enfrentan acusaciones y señalamientos por actos de corrupción.

Uno de ellos, el exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, está en la cárcel, en tanto que el veracruzano Javier Duarte fue detenido en Guatemala y espera la extradición. Los restantes gozan de plena y absoluta libertad.

La lista de esta pandilla de ladrones incluye a:

Javier Duarte de Ochoa. Este pillo priísta gobernó Veracruz; recibió una deuda de 21 mil 499.9 millones de pesos y la dejó en 45 mil 775 millones de pesos.

Roberto Borge Angulo. Del tricolor partido y en Quintana Roo, dejó una deuda de 22 mil 442 millones de pesos, cuando a él le entregaron 10 mil 37 millones de pesos.

César Duarte Jáquez. En Chihuahua inició su gestión con una deuda de 12 mil 547 millones de pesos; cuando se fue, esa deuda alcanzó los 55 mil millones de pesos.

Jorge Herrera Caldera. Fue gobernador priísta en Durango; incremento la deuda en su Estado de 3 mil 697 millones a 15 mil millones de pesos.

Egidio Torre Cantú. Otro del PRI, es odiado en Tamaulipas porque de mil millones de pesos en los que recibió la deuda, la incrementó hasta llegar a los 13 mil 511.9 millones de pesos. Tiene una residencia más costosa que la “casa blanca” de Peña Nieto y “La Gaviota”.

Rodrigo Medina de la Cruz. El militante del PRI mandó en Nuevo León y de 27 mil 70 millones de pesos que tenía su Estado en calidad de deuda, el la subió a 62 mil 946 millones de pesos.

Humberto Moreira Valdés. Fue mandamás en Coahuila y es del PRI. Este miembro del clan de bandidos recibió una deuda de 323 millones de pesos y dejó pasivos por 36 mil 509.6 millones de pesos.

Guillermo Padrés Elías. Exmandatario de Sonora y militante del PAN, dobló la deuda de esa entidad, porque de recibirla en 11 mil 258 millones de pesos, la dejó en 22 mil 780 millones de pesos; es, junto con Javier Duarte, el que está en prisión.

En total, los exgobernadores de Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Nuevo León, Sonora y Coahuila, incrementaron la deuda de estos Estados en 186 mil 535.7 millones de pesos.

La deuda sería lo de menos si ese dinero se hubiera empleado en su totalidad para el beneficio social, pero eso no ocurrió en ningún caso. Todos estos ladrones se llevaron buena parte de estos recursos a su casa, y esto lo pudieron hacer porque en México el alcanzar un puesto público es igual a obtener un permiso legal para robar y gastarlo con plena impunidad.

El hecho de que la mayoría de estos delincuentes sigan libres no significa que no hayan robado; lo que nos enseña es el grado de podredumbre que existe en el sistema político nacional y la enorme telaraña de complicidad y corrupción que permite a estos cerdos seguir medrando en el lodo de la impunidad.

La pregunta es: Al terminar su gestión o antes ¿Francisco Arturo Vega de la Madrid se agregará a esta élite?

RECUERDE… Nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira.