/ jueves 4 de noviembre de 2021

Cazadores de olores: la vida sin olfato

Aunque la mayoría de quienes enfermaron de Covid recuperan en unas semanas este sentido, una cuarta parte aún presenta secuelas

A veces, Encarna Oviedo va a las tiendas para ver si ya puede oler cosas. También se baña más de lo normal y, cuando viene su hija a verla, enseguida le pregunta: "¿la casa huele bien?".

Ella no lo sabe, porque hace más de un año que perdió el olfato por el covid y, como miles de pacientes, todavía lucha por recuperarlo.

Esta mujer jovial de 66 años que vive al noroeste de Barcelona, fue una de tantas personas que contrajeron el virus en la agresiva primera ola del 2020.

Con el tiempo, las vacunas han ido ganándole terreno a la pandemia, pero al menos la cuarta parte de quienes padecieron la enfermedad, aún siguen sin oler, según los cálculos del doctor Joaquim Mullol, director de la Clínica del Olfato del Hospital Clínic de Barcelona, y uno de los pocos especialistas que había en el país antes de la pandemia.

"La pérdida del olfato se produce en aproximadamente un 70 por ciento de los pacientes que tienen covid... La mayoría lo recupera íntegramente en las siguientes semanas, pero una cuarta parte sigue con problemas”, explica.

"De muchos no nos enteraremos nunca, porque no consultan al médico", agrega el especialista.

Las noticias tampoco son muy alentadoras para quien acude al doctor esperando recuperar el olfato rápidamente: el único tratamiento que ha demostrado cierta eficacia tras la pérdida por un virus como el covid es el entrenamiento olfativo.

REHABILITACIÓN

El aumento de casos que trajo la pandemia empujó al Hospital Mutua Terrassa, a unos 30 km de Barcelona, a crear en febrero una Unidad de Olfato, como ha ocurrido en muchos centros.

Desde entonces, ya han pasado por allí unos 90 pacientes, la mayoría con covid persistente. Tras una primera evaluación médica, inician una rehabilitación en la que una vez a la semana, durante cuatro meses, acuden al centro para identificar olores con un terapeuta.

Al final, vuelven a visitarse con el otorrinolaringólogo -el médico especialista en oído, nariz y laringe- y realizan un nuevo test para ver la evolución.

"¿Miel, vainilla, chocolate o canela?", le pregunta el doctor a Encarna mientras le extiende uno de los 48 cilindros aromáticos sin identificar que compone una de las pruebas. "¿Vainilla...?", lanza ella poco convencida.

La vida sin olfato es más complicada de lo que parece / Foto: Reuters

CAFÉ Y GASOLINA

Cristina Valdivia también se contagió de covid en aquel confuso marzo deL 2020. Pasó la enfermedad de forma leve y perdió el olfato durante tres meses. Hasta que, de repente, volvió a oler, pero mal.

"Empecé a oler constantemente a quemado, como si tuviera la nariz metida en una freidora", recuerda esta mujer de 47 años desde su casa de Barcelona.

Tras meses de angustia, y el paso por varios otorrinolaringólogos hasta llegar al Hospital Clínic, le explicaron que padecía parosmia, una percepción distorsionada del olfato.

La buena noticia es que esta suerte de reconexión errónea suele darse en pacientes que están en proceso de recuperación y la mala, que no hay más ayuda que la rehabilitación, y la paciencia.

Dos veces al día, Cristina abre su maleta con seis botes de diferentes olores y pasa unos 20 segundos concentrada aspirando cada uno para tratar de regenerar sus conexiones olfativas. Algunos, como los cítricos, parecen ir asomando, pero otros se resisten especialmente.

"El café es espantoso, es una mezcla entre gasolina, algo podrido…", relata.

DESCONECTADOS

A menudo el más discreto de los sentidos, la vida sin olfato es más complicada de lo que parece.

"Al principio fue horrible. Me pasaba los días llorando", recuerda Cristina, quien todavía no consigue oler a su hijo y cuya vida se ha visto alterada hasta en lo más íntimo: "Por ejemplo, abrazo a mi suegra, a mi madre y el olor es horroroso (...) Cuesta gestionar eso", describe.

Paciente de fibromialgia, por la que tuvo que dejar de trabajar hace tiempo, sus años en terapia le han ayudado a soportar un proceso en el que se ha sentido muy sola.

"Con el olfato nosotros olemos todo lo que comemos, lo que bebemos. Nos relacionamos con el exterior", explica el doctor Mullol. "Además, olemos cosas nocivas que pueden ser peligrosas, como puede ser el gas, la comida estropeada. Todo esto se pierde y la persona se desconecta del mundo", alerta sobre unos pacientes que pueden padecer depresión o pérdidas de peso abruptas.

Harta de no degustar la comida, Encarna dice que últimamente anda con menos ganas de comer, pero no pierde la esperanza de que esto acabe pronto. "A ver si me levanto un día por la mañana y, mira, ya huelo algo. ¡Es que ni el café!", lamenta.




TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

A veces, Encarna Oviedo va a las tiendas para ver si ya puede oler cosas. También se baña más de lo normal y, cuando viene su hija a verla, enseguida le pregunta: "¿la casa huele bien?".

Ella no lo sabe, porque hace más de un año que perdió el olfato por el covid y, como miles de pacientes, todavía lucha por recuperarlo.

Esta mujer jovial de 66 años que vive al noroeste de Barcelona, fue una de tantas personas que contrajeron el virus en la agresiva primera ola del 2020.

Con el tiempo, las vacunas han ido ganándole terreno a la pandemia, pero al menos la cuarta parte de quienes padecieron la enfermedad, aún siguen sin oler, según los cálculos del doctor Joaquim Mullol, director de la Clínica del Olfato del Hospital Clínic de Barcelona, y uno de los pocos especialistas que había en el país antes de la pandemia.

"La pérdida del olfato se produce en aproximadamente un 70 por ciento de los pacientes que tienen covid... La mayoría lo recupera íntegramente en las siguientes semanas, pero una cuarta parte sigue con problemas”, explica.

"De muchos no nos enteraremos nunca, porque no consultan al médico", agrega el especialista.

Las noticias tampoco son muy alentadoras para quien acude al doctor esperando recuperar el olfato rápidamente: el único tratamiento que ha demostrado cierta eficacia tras la pérdida por un virus como el covid es el entrenamiento olfativo.

REHABILITACIÓN

El aumento de casos que trajo la pandemia empujó al Hospital Mutua Terrassa, a unos 30 km de Barcelona, a crear en febrero una Unidad de Olfato, como ha ocurrido en muchos centros.

Desde entonces, ya han pasado por allí unos 90 pacientes, la mayoría con covid persistente. Tras una primera evaluación médica, inician una rehabilitación en la que una vez a la semana, durante cuatro meses, acuden al centro para identificar olores con un terapeuta.

Al final, vuelven a visitarse con el otorrinolaringólogo -el médico especialista en oído, nariz y laringe- y realizan un nuevo test para ver la evolución.

"¿Miel, vainilla, chocolate o canela?", le pregunta el doctor a Encarna mientras le extiende uno de los 48 cilindros aromáticos sin identificar que compone una de las pruebas. "¿Vainilla...?", lanza ella poco convencida.

La vida sin olfato es más complicada de lo que parece / Foto: Reuters

CAFÉ Y GASOLINA

Cristina Valdivia también se contagió de covid en aquel confuso marzo deL 2020. Pasó la enfermedad de forma leve y perdió el olfato durante tres meses. Hasta que, de repente, volvió a oler, pero mal.

"Empecé a oler constantemente a quemado, como si tuviera la nariz metida en una freidora", recuerda esta mujer de 47 años desde su casa de Barcelona.

Tras meses de angustia, y el paso por varios otorrinolaringólogos hasta llegar al Hospital Clínic, le explicaron que padecía parosmia, una percepción distorsionada del olfato.

La buena noticia es que esta suerte de reconexión errónea suele darse en pacientes que están en proceso de recuperación y la mala, que no hay más ayuda que la rehabilitación, y la paciencia.

Dos veces al día, Cristina abre su maleta con seis botes de diferentes olores y pasa unos 20 segundos concentrada aspirando cada uno para tratar de regenerar sus conexiones olfativas. Algunos, como los cítricos, parecen ir asomando, pero otros se resisten especialmente.

"El café es espantoso, es una mezcla entre gasolina, algo podrido…", relata.

DESCONECTADOS

A menudo el más discreto de los sentidos, la vida sin olfato es más complicada de lo que parece.

"Al principio fue horrible. Me pasaba los días llorando", recuerda Cristina, quien todavía no consigue oler a su hijo y cuya vida se ha visto alterada hasta en lo más íntimo: "Por ejemplo, abrazo a mi suegra, a mi madre y el olor es horroroso (...) Cuesta gestionar eso", describe.

Paciente de fibromialgia, por la que tuvo que dejar de trabajar hace tiempo, sus años en terapia le han ayudado a soportar un proceso en el que se ha sentido muy sola.

"Con el olfato nosotros olemos todo lo que comemos, lo que bebemos. Nos relacionamos con el exterior", explica el doctor Mullol. "Además, olemos cosas nocivas que pueden ser peligrosas, como puede ser el gas, la comida estropeada. Todo esto se pierde y la persona se desconecta del mundo", alerta sobre unos pacientes que pueden padecer depresión o pérdidas de peso abruptas.

Harta de no degustar la comida, Encarna dice que últimamente anda con menos ganas de comer, pero no pierde la esperanza de que esto acabe pronto. "A ver si me levanto un día por la mañana y, mira, ya huelo algo. ¡Es que ni el café!", lamenta.




TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Sigue la incertidumbre por Título 42 en la frontera: García Lara

El coordinador de la Alianza Migrante de Tijuana explicó que el temor sobre las implicaciones de estas medidas, es principalmente para los migrantes que van a llegar a la frontera.

Local

Afirman que UABC tendría que devolver antiguo Centro de Gobierno

La administración de Marina del Pilar Ávila Olmeda podría negociar con la máxima casa de estudios.

Local

Buscan que el millón de trabajadores afiliados al IMSS en BC se beneficien por Elssa

Es una cultura de prevención de accidentes y detección oportuna de enfermedades, dice el IMSS

Local

Poco combate a la corrupción

Otra tarea pendiente en Baja California es el orden y la seguridad; la entidad se ubica en el lugar 26 de 32

Local

Aumentan hasta 20% reportes a Bomberos

Actualmente se está capacitando al personal en técnicas de rescate, dijo Rafael Carrillo

Local

Baja afluencia en vacunación de menores de 12 a 13 años

Aplicaron 270 dosis de Pfizer y 164 de AstraZeneca para mayores de 18 años de edad

Policiaca

Narcotúnel mide 538 metros de largo y contaba con rieles, electricidad y ventilación

Los vecinos de la colonia Nueva Tijuana señalaron que les preocupa la construcción de estos narcotúneles y que afecte sus viviendas.

Local

Buscan que el millón de trabajadores afiliados al IMSS en BC se beneficien por Elssa

Es una cultura de prevención de accidentes y detección oportuna de enfermedades, dice el IMSS

Local

Educación, corresponsabilidad de todos los sectores

El Consejo de Comunicación ha tratado de fomentar la lectura en niños, jóvenes y adultos para enfrentar el rezago educativo