imagotipo

50 años de prisión al infanticida que atacó a su familia

  • Juan Guízar
  • en Local

No descartan intento de suicidio del imputado

 

Tijuana.- Se ha reforzado la seguridad en torno al sujeto que con un cuchillo apuñaló a su familia, pues no se descarta un intento de suicidio, toda vez que la pena máxima que alcanzaría por homicidio calificado sería de 50 años de prisión, y el presunto culpable se encuentra “arrepentido y muy ansioso”.

El subprocurador de investigaciones especiales de la PGJE, Miguel Ángel Guerrero, informó que el sujeto fue detenido en flagrancia del delito, por lo que tendrá que asumir todo el peso de la ley por la conducta tan inapropiada que asumió al atacar a su familia.

“Ya está bajo la determinación del juez, y mañana ya se conocerá sobre la medida de control, la vinculación de proceso y el procedimiento que va a enfrentar Marco Antonio N, de 29 años de edad”, señaló.

La tarde del pasado miércoles, 14 de junio, Marco Antonio discutió con su expareja sentimental, de nombre Gisel, con quien ya se habían hecho frecuentes los reclamos. Sin llegar a algún acuerdo, y sin más, el sujeto, al parecer adicto al “cristal”, usó un cuchillo de la cocina en contra de ella.

El ataque generó, en primer término, lesiones a la mujer y al niño más pequeño, quien murió en el hospital momentos después. En la trifulca, la abuela de Gisel trató de intervenir y también recibió varias puñaladas, dejándola gravemente herida, y ya falleció.

El sujeto, fuera de sí, atacó a otros dos niños que se acercaron buscando parar la furia de su padrastro, pero no lo lograron y en cambio también recibieron algunas cuchilladas.

Los hechos ocurridos sobre Paseo de las Lomas, en Terrazas del Valle, movilizaron a una fuerte cantidad de patrullas y unidades de primeros auxilios, toda vez que el reporte refería la agresión a puñaladas contra una familia completa.

Este acontecimiento generó llanto y gritos por parte de las mujeres y los niños, y llamó la atención de los vecinos, que a golpes lograron parar al violento sujeto, a quien trataron de linchar, pero fue salvado por agentes de la policía municipal, quienes después lo turnaron ante el Ministerio Público.

Guerrero Castro indicó que este ataque encuadra dentro de la violencia intrafamiliar, toda vez que el sujeto en reiteradas ocasiones estuvo hostigando y agrediendo físicamente y verbalmente a su exconcubina, en este caso Gisel, por lo que se puede considerar un asunto pasional.

Marco Antonio se ha reservado el derecho a declarar y, de acuerdo a versiones preliminares, ha expresado no acordarse de nada, una especie de amnesia, aunque de acuerdo a estudios sicológicos, el presunto culpable vive “un momento de arrepentimiento con mucha ansiedad, lo que podría motivar un suicidio”.