imagotipo

6.7% en BC gana más de 5 salarios mínimos

  • Juan Miguel Hernández
  • en Local

Hay una tasa de desocupación del 2.9%

Tijuana.- En Baja California una mínima parte de la población gana sueldos superiores a los ocho mil pesos al mes, revelaron los datos de la Encuesta Nacional de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo a los datos que comparte el organismo federal, apenas 6.7% de la población gana más de cinco salarios mínimos, lo que al salario mínimo actual sería lo equivalente a 400 pesos diarios.

En contra parte, 59.1% de la población de la entidad devenga hasta tres salarios mínimos (240 pesos diarios), lo que es igual a menos de seis mil pesos al mes.

En el estado de Baja California, se estima que el número de desocupados en el primer trimestre de 2017 suma un total de 46 mil 963 personas, esto resulta 2.9% de tasa de desocupación.

En Baja California la mayor proporción labora entre 35 y 48 horas a la semana, con 51.2%, siendo 50% para los hombres y 53% las mujeres.

En lo que respecta la jornada de trabajo, el estudio señala que en la entidad la mayor proporción de la gente labora entre 35 y 48 horas a la semana, con 51.2%, siendo 50% para los hombres y 53% las mujeres.

El mismo Inegi señala que del 2005 a la fecha se ha duplicado en Baja California el número de personas que no pueden adquirir los productos de la canasta básica.

En el año 2015 2.8% de la población del estado no podía satisfacer sus necesidades básicas para vivir, en tanto esa cifra incrementó hasta 23% en el 2016, casi el doble en solo una década.

El expresidente del Colegio de Economistas, José Luis Contreras Valenzuela, señaló que en los últimos 25 años el poder adquisitivo del salario ha caído 40%.

“En estos años se ha incrementado el número de pobres, porque si no puede adquirir la canasta básica podemos decir que está dentro del umbral de la pobreza extrema, porque no puede satisfacer sus necesidades básicas alimenticias”, expresó

Explicó que normalmente los sueldos aumentan anualmente 4%, mientras que los precios suben cada año un promedio de 7%.

“Esto nos lleva a que los salarios no han aumentado a cómo ha ido creciendo la inflación. Anualmente el salario siempre se queda rezagado. Todo ese aumento ha venido a afectar en la pérdida del poder adquisitivo”, concluyó.