/ sábado 23 de enero de 2021

Deportados de Trump que viven en Tijuana

Antonio Escobar, después de 34 años, dejó Estados Unidos por una riña que tuvo hace ocho años

Tijuana.- El señor Antonio Escobar nació en Honduras, a los 16 años migró a Estados Unidos donde logró tener una residencia permanente, pero en la administración del expresidente Donald Trump salió en su récord una riña que había tenido hace ocho años, motivo por el cual fue deportado hace dos años ocho meses.

“Yo estaba allá cuando Trump fue presidente y allá -en California- tuve un problema por una pelea años atrás y cuando el gobierno de Trump entró, empezó a 'checar' récords, a mí me deportaron por una pelea de ocho años atrás, era lo único que tenía en mi récord, porque nunca tuve problemas con la policía ni nada de eso”.

Antonio Escobar intentó hacer vida en su natal Honduras cuando fue deportado, por su fluido inglés consiguió un trabajo en centro de llamadas telefónicas, pero sobresalía del resto de los hondureños porque no hablaba un fluido español tras vivir por 34 años en Estados Unidos.

Antonio Escobar, de 52 años de edad. Foto: Ana Lilia Ramírez | El Sol de Tijuana

Por su acento al hablar fue vulnerable para que pandillas hondureñas le exigieran cobro de piso y tenía que pagar 30% de su sueldo a cambio de no ser violentado físicamente.

“Conseguí un buen trabajo cuando llegué -a Honduras- por el inglés, pero las pandillas me detectaron porque al hablar era como tartamudo, estaba trabajando en un call center y al primer pago me estaban esperando las pandillas, que les tenía que pagar el 30% de mi pago. No duré mucho -en Honduras-, como dos meses”.

Antonio Escobar dejó Honduras y encontró refugio en Tijuana, donde vive desde hace dos años y medio, dice que la ciudad es segura si te dedicas a trabajos lícitos.

“Hay mucho trabajo aquí, el que llega aquí y quiere trabajar, hay mucho trabajo por las oportunidades de trabajo y que está en frontera”.

En California tiene a cinco hijas, todas ellas norteamericanas y en Tijuana ocasionalmente tiene la oportunidad de ver a sus hijas.

El caso migratorio de Antonio Escobar, de 52 años, se encuentra en una corte en Estados Unidos, dice que fue castigado por cinco años y después de ese periodo dice que podrá apelar en una corte para regresar al país donde pasó 34 años de su vida.

No sabe qué sucederá con su caso migratorio, pero dicen que si no es aceptado en Estados Unidos se quedará en Tijuana, pues considera a México como un tercer país seguro y donde hay empleo.

El caso de Antonio Escobar es uno de las 666 mil 106 deportaciones de personas que se realizaron durante los tres primeros años de la administración de Donald Trump.

De acuerdo con datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), en el 2017 fueron 140 mil 763 deportaciones, en el año 2018 aumentó a 258 mil 85 personas deportadas y para el 2019 fueron 267 mil 258 personas deportadas, aún no están públicas las cifras del 2020.

Pese al discurso antimigrante, Donald Trump fue el presidente que menos deportaciones tuvo en los últimos años, comparado con el gobierno de su antecesor Barack Obama.

En el gobierno de Obama tuvo en los primeros tres años de su primer periodo de gobierno un millón 189 mil 755 personas deportadas; la administración de Obama deportó en el 2010 un total 381 mil 962; en el 2011, 388 mil 409; en el 2012 fueron 419 mil 384 deportaciones.

Tijuana.- El señor Antonio Escobar nació en Honduras, a los 16 años migró a Estados Unidos donde logró tener una residencia permanente, pero en la administración del expresidente Donald Trump salió en su récord una riña que había tenido hace ocho años, motivo por el cual fue deportado hace dos años ocho meses.

“Yo estaba allá cuando Trump fue presidente y allá -en California- tuve un problema por una pelea años atrás y cuando el gobierno de Trump entró, empezó a 'checar' récords, a mí me deportaron por una pelea de ocho años atrás, era lo único que tenía en mi récord, porque nunca tuve problemas con la policía ni nada de eso”.

Antonio Escobar intentó hacer vida en su natal Honduras cuando fue deportado, por su fluido inglés consiguió un trabajo en centro de llamadas telefónicas, pero sobresalía del resto de los hondureños porque no hablaba un fluido español tras vivir por 34 años en Estados Unidos.

Antonio Escobar, de 52 años de edad. Foto: Ana Lilia Ramírez | El Sol de Tijuana

Por su acento al hablar fue vulnerable para que pandillas hondureñas le exigieran cobro de piso y tenía que pagar 30% de su sueldo a cambio de no ser violentado físicamente.

“Conseguí un buen trabajo cuando llegué -a Honduras- por el inglés, pero las pandillas me detectaron porque al hablar era como tartamudo, estaba trabajando en un call center y al primer pago me estaban esperando las pandillas, que les tenía que pagar el 30% de mi pago. No duré mucho -en Honduras-, como dos meses”.

Antonio Escobar dejó Honduras y encontró refugio en Tijuana, donde vive desde hace dos años y medio, dice que la ciudad es segura si te dedicas a trabajos lícitos.

“Hay mucho trabajo aquí, el que llega aquí y quiere trabajar, hay mucho trabajo por las oportunidades de trabajo y que está en frontera”.

En California tiene a cinco hijas, todas ellas norteamericanas y en Tijuana ocasionalmente tiene la oportunidad de ver a sus hijas.

El caso migratorio de Antonio Escobar, de 52 años, se encuentra en una corte en Estados Unidos, dice que fue castigado por cinco años y después de ese periodo dice que podrá apelar en una corte para regresar al país donde pasó 34 años de su vida.

No sabe qué sucederá con su caso migratorio, pero dicen que si no es aceptado en Estados Unidos se quedará en Tijuana, pues considera a México como un tercer país seguro y donde hay empleo.

El caso de Antonio Escobar es uno de las 666 mil 106 deportaciones de personas que se realizaron durante los tres primeros años de la administración de Donald Trump.

De acuerdo con datos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), en el 2017 fueron 140 mil 763 deportaciones, en el año 2018 aumentó a 258 mil 85 personas deportadas y para el 2019 fueron 267 mil 258 personas deportadas, aún no están públicas las cifras del 2020.

Pese al discurso antimigrante, Donald Trump fue el presidente que menos deportaciones tuvo en los últimos años, comparado con el gobierno de su antecesor Barack Obama.

En el gobierno de Obama tuvo en los primeros tres años de su primer periodo de gobierno un millón 189 mil 755 personas deportadas; la administración de Obama deportó en el 2010 un total 381 mil 962; en el 2011, 388 mil 409; en el 2012 fueron 419 mil 384 deportaciones.

Local

En Lomas del Rubí reciben respuesta de la federación

Este mes de febrero, la colonia Lomas del Rubí cumplió tres años del colapso

Local

Aún falta vacunar a personal del IMSS

No ha sido concluida la vacunación de los trabajadores de las unidades de medicina familiar y mucho menos de los trabajadores administrativos y/o de almacenes

Local

Aumentan las atenciones de Immujer 70% en pandemia

El Instituto Municipal de la Mujer hará eventos especiales por el Día Internacional de la Mujer

Política

Confirma INE más de 90 por ciento de las casillas

La mayoría de las casillas se ubicarán en las instalaciones de centros educativos

Mundo

Bolsonaro causa un caos en Petrobras

Las acciones de la petrolera se mantienen por debajo de 25 reales, cifra que no se veía desde noviembre de 2020

Mundo

Condenan a 12 años de prisión a allegado de Cristina Kirchner

Lázaro Báez, juzgado por lavado, fue beneficiario de licitaciones públicas al mando de la expresidenta

Justicia

UIF bloquea 330 cuentas del Cártel de Sinaloa

Emma Coronel, esposa de El Chapo, habría sido mensajera para las operaciones del cártel y evitar la captura del capo

Cultura

Rompen mitos sobre las Cartas de relación de Hernán Cortés

Expertos analizan la forma en la que el conquistador justificaba su actos en la Nueva España 

Moda

Fendi diseña para los retos de la mujer actual

Kim Jones director creativo de la firma italiana presenta su primera colección  ready to wear en el marco de Fashion Week Milán