imagotipo

Deportados vulnerables a las drogas

  • Eduardo López
  • en Local

Tijuana.- Los deportados están sumamente expuestos a caer en las adicciones, sobretodo si estos se quedan incomunicados con sus familiares, y pierden la esperanza de volver a salir adelante en un lugar donde ganan más sueldo.

La directora del Instituto Municipal Contra las Adicciones (Imcad), Martha Guadalupe Álvarez Romero, reconoció que muchos llegan sin vicios, pero cuando llegan a Tijuana, desorientados, llegan a puntos como el Bordo, lugar donde les ofrecen las drogas; en un principio se niegan, pero con los días, sin haber conseguido forma de volver o de contactar a un familiar, terminan aceptando.

No tienen papeles, no tienen familiares y de tener todo en Estados Unidos terminan en la calle.

El Imcad tiene una “comunidad terapéutica”; aclaró que es una especie de escuela para que las personas con problemas de adicciones, de forma voluntaria, superen su dependencia y se puedan reintegrar a la vida productiva.

Aseguró que nadie está a la fuerza, además de que están donde era la antigua academia de policías; está lejos y requieren estar por voluntad.

“Lo que hemos trabajado con la dirección de Atención al Migrante, que no podemos decir que todos los deportados son adictos, pero sí podemos confirmar que por las circunstancias son los más vulnerables a adicciones”, reiteró.

Por el momento, tienen más de 130 internos, en un principio tenían 50. A las personas se les convence de que vayan y que se reintegren a la sociedad.

“Si hay contención y no tratamiento, es una bola de nieve; es lo que queremos evitar y no se les puede obligar”, mencionó.