/ sábado 9 de mayo de 2020

Desarrollo y exclusión urbana en zona Centro

Convierten los lugares abandonados en espacios de promoción y consumo de turismo cultural, pero no para todas las clases

Tijuana.- El Centro y otros espacios de la ciudad se renuevan bajo nuevos proyectos inmobiliarios y comerciales. Este proceso empujado por la inversión privada y el gobierno trae consigo aspectos positivos como negativos.

El estudiante del programa de maestría en Desarrollo Regional, del Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Oliver Zamudio Pulido, explica en entrevista algunos puntos de lo que denomina como transformación urbana, una situación que comienza a expandirse dentro de la ciudad.

¿Cómo ha sido el proceso de transformación urbana en espacios como el Centro de la ciudad?

"En el Centro, aproximadamente desde la última década se han desarrollado una serie de cambios y acciones que inciden en su transformación. Entre ellas destacan la recuperación de lugares en deterioro o abandono para reconvertirlos a espacios de promoción y consumo de turismo cultural; la revitalización y especialización comercial a partir del establecimiento de lugares para consumo turístico y gastronómico para públicos locales y extranjeros -enfocados particularmente a las clases medias y altas".

"La construcción de proyectos inmobiliarios de vivienda y de usos mixtos destinada a aquellas mismas clases y la inversión pública en infraestructura con el objetivo de facilitar la renovación de la imagen urbana de ese espacio".

¿Se puede hablar de un proceso de gentrificación?

"Quizá es muy pronto para determinar las consecuencias de esa situación, pero las acciones están orientadas a reactivar las actividades comerciales y turísticas, además de atraer a un nuevo tipo de usuarios a la zona, por lo que no se descarta la posibilidad de que esté en marcha un proceso de gentrificación".

"Este último fenómeno puede definirse como la reestructuración urbana originada por la sustitución de la población de menores ingresos -que en muchas ocasiones habitan barrios de los centros de las ciudades- por habitantes de mayores ingresos. La población de mayores ingresos se ve atraída a los centros de las ciudades por diversos motivos, entre ellos, la atracción por un estilo de vida bohemio, la cercanía a la oferta de servicios culturales -como la gastronomía, las galerías de arte, entre otros muchos más que se concentra en esa área".


La transformación urbana apunta a un sector de clase media, media-alta ¿qué consecuencias hay para los que no entran en estas categorías?

"Ello puede traer como consecuencia un aumento del coste de vida en la Zona Centro y las áreas aledañas, lo que implica no sólo el costo de renta y/o vivienda, sino de otros servicios. Además, los cambios que ocurren en el Centro pueden resultar poco accesibles para los residentes y usuarios “tradicionales” de la zona, por lo que quizá éstos se sientan poco identificados con esos cambios".

"A largo plazo, todo ello podría provocar el desplazamiento de los usuarios de menores ingresos de la zona, quienes son sustituidos por unos nuevos usuarios que consumen los productos, servicios y experiencias nuevas que son ofertadas en el Centro".

La mayoría de las edificaciones son construcciones verticales, Foto: Ángeles García | El Sol de Tijuana

¿Qué papel juega el gobierno en esta apertura al sector privado inmobiliario?

"El sector público ha jugado un papel importante en el proceso de transformación del Centro. A través de diversos programas de mejoramiento y políticas públicas ha pretendido facilitar las condiciones para atraer la inversión privada, particularmente la del sector inmobiliario, pero también el de servicios".

"Esto no es nuevo, es un proceso que se ha desarrollado prácticamente desde que se urbanizó la Zona del Río, a mediados de los ochentas. En ese momento, muchos comercios y establecimientos se cambian a la Zona del Río, por lo que el Centro de Tijuana transita hacia un momento de deterioro y abandono".

"Esa atmósfera de abandono se agudiza tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 y, posteriormente, con el incremento de la percepción de inseguridad en la ciudad y la crisis económica iniciada en el 2008".

"Para contrarrestar las consecuencias de ese abandono, los distintos niveles de gobierno han realizado diferentes acciones, entre las que destacan el mejoramiento de la infraestructura pública mobiliario urbano, señalética y de la imagen de la zona".


Hay muchas personas que trabajan en San Diego y radican en Tijuana para gastar menos en alquiler ¿esto influye en el proceso de gentrificación?

"Las asimetrías entre los costos de vida entre Tijuana y San Diego han empujado a algunos residentes del otro lado de la frontera a habitar en Tijuana, ya sea porque se sienten atraídos por los cambios que experimenta el Centro, por lo folklórico del lugar o porque en Tijuana tienen un estilo de vida en que no podrían costear en San Diego".

"Muchos de los cambios que acontecen en la Zona Centro parecen estar pensados también para aprovechar esa situación y atraer a esos consumidores potenciales. En suma, la transformación del Centro de Tijuana lleva implícita una dimensión transfronteriza: es dicha dimensión, tan característica de las dinámicas de la ciudad, la que también detona e impulsa los cambios".


¿De qué manera puede afectar la contingencia de salud actual al proceso de transformación del Centro?

"Sin duda la contingencia ha descubierto muchos 'talones de Aquiles', por así decirlo, no solo en el proceso de transformación del Centro de Tijuana o de cualquier ciudad, sino del modelo económico actual".

"En el caso del Centro, nos damos cuenta que apostar por unas cuantas actividades económicas como las gastronómicas para impulsar la rehabilitación no es viable. Quien se dio una vuelta por la Avenida Revolución durante los primeros días de la contingencia, seguro recordó aquellos años en los que la avenida estaba prácticamente muerta. En cambio, la Zona Norte lucía intacta: personas en situación de calle, vendedores ambulantes".

"Con respecto a las consecuencias económicas en sectores específicos, como el inmobiliario, algunos expertos estiman que la crisis que se derivará de esta situación será equiparable con la que se vivió en el 2008-2009. Sin embargo, también hay quienes esperan un escenario más optimista. Lo cierto es que los proyectos de construcción están parados, y ello trae pérdidas económicas para los desarrolladores".

"En suma, estamos obligados a pensar y a construir otras posibilidades y alternativas de ciudades, que estén diseñadas para hacer frente de manera efectiva a este tipo de situaciones. Ciudades pensadas para todos los sectores de la población".

Tijuana.- El Centro y otros espacios de la ciudad se renuevan bajo nuevos proyectos inmobiliarios y comerciales. Este proceso empujado por la inversión privada y el gobierno trae consigo aspectos positivos como negativos.

El estudiante del programa de maestría en Desarrollo Regional, del Colegio de la Frontera Norte (El Colef), Oliver Zamudio Pulido, explica en entrevista algunos puntos de lo que denomina como transformación urbana, una situación que comienza a expandirse dentro de la ciudad.

¿Cómo ha sido el proceso de transformación urbana en espacios como el Centro de la ciudad?

"En el Centro, aproximadamente desde la última década se han desarrollado una serie de cambios y acciones que inciden en su transformación. Entre ellas destacan la recuperación de lugares en deterioro o abandono para reconvertirlos a espacios de promoción y consumo de turismo cultural; la revitalización y especialización comercial a partir del establecimiento de lugares para consumo turístico y gastronómico para públicos locales y extranjeros -enfocados particularmente a las clases medias y altas".

"La construcción de proyectos inmobiliarios de vivienda y de usos mixtos destinada a aquellas mismas clases y la inversión pública en infraestructura con el objetivo de facilitar la renovación de la imagen urbana de ese espacio".

¿Se puede hablar de un proceso de gentrificación?

"Quizá es muy pronto para determinar las consecuencias de esa situación, pero las acciones están orientadas a reactivar las actividades comerciales y turísticas, además de atraer a un nuevo tipo de usuarios a la zona, por lo que no se descarta la posibilidad de que esté en marcha un proceso de gentrificación".

"Este último fenómeno puede definirse como la reestructuración urbana originada por la sustitución de la población de menores ingresos -que en muchas ocasiones habitan barrios de los centros de las ciudades- por habitantes de mayores ingresos. La población de mayores ingresos se ve atraída a los centros de las ciudades por diversos motivos, entre ellos, la atracción por un estilo de vida bohemio, la cercanía a la oferta de servicios culturales -como la gastronomía, las galerías de arte, entre otros muchos más que se concentra en esa área".


La transformación urbana apunta a un sector de clase media, media-alta ¿qué consecuencias hay para los que no entran en estas categorías?

"Ello puede traer como consecuencia un aumento del coste de vida en la Zona Centro y las áreas aledañas, lo que implica no sólo el costo de renta y/o vivienda, sino de otros servicios. Además, los cambios que ocurren en el Centro pueden resultar poco accesibles para los residentes y usuarios “tradicionales” de la zona, por lo que quizá éstos se sientan poco identificados con esos cambios".

"A largo plazo, todo ello podría provocar el desplazamiento de los usuarios de menores ingresos de la zona, quienes son sustituidos por unos nuevos usuarios que consumen los productos, servicios y experiencias nuevas que son ofertadas en el Centro".

La mayoría de las edificaciones son construcciones verticales, Foto: Ángeles García | El Sol de Tijuana

¿Qué papel juega el gobierno en esta apertura al sector privado inmobiliario?

"El sector público ha jugado un papel importante en el proceso de transformación del Centro. A través de diversos programas de mejoramiento y políticas públicas ha pretendido facilitar las condiciones para atraer la inversión privada, particularmente la del sector inmobiliario, pero también el de servicios".

"Esto no es nuevo, es un proceso que se ha desarrollado prácticamente desde que se urbanizó la Zona del Río, a mediados de los ochentas. En ese momento, muchos comercios y establecimientos se cambian a la Zona del Río, por lo que el Centro de Tijuana transita hacia un momento de deterioro y abandono".

"Esa atmósfera de abandono se agudiza tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 y, posteriormente, con el incremento de la percepción de inseguridad en la ciudad y la crisis económica iniciada en el 2008".

"Para contrarrestar las consecuencias de ese abandono, los distintos niveles de gobierno han realizado diferentes acciones, entre las que destacan el mejoramiento de la infraestructura pública mobiliario urbano, señalética y de la imagen de la zona".


Hay muchas personas que trabajan en San Diego y radican en Tijuana para gastar menos en alquiler ¿esto influye en el proceso de gentrificación?

"Las asimetrías entre los costos de vida entre Tijuana y San Diego han empujado a algunos residentes del otro lado de la frontera a habitar en Tijuana, ya sea porque se sienten atraídos por los cambios que experimenta el Centro, por lo folklórico del lugar o porque en Tijuana tienen un estilo de vida en que no podrían costear en San Diego".

"Muchos de los cambios que acontecen en la Zona Centro parecen estar pensados también para aprovechar esa situación y atraer a esos consumidores potenciales. En suma, la transformación del Centro de Tijuana lleva implícita una dimensión transfronteriza: es dicha dimensión, tan característica de las dinámicas de la ciudad, la que también detona e impulsa los cambios".


¿De qué manera puede afectar la contingencia de salud actual al proceso de transformación del Centro?

"Sin duda la contingencia ha descubierto muchos 'talones de Aquiles', por así decirlo, no solo en el proceso de transformación del Centro de Tijuana o de cualquier ciudad, sino del modelo económico actual".

"En el caso del Centro, nos damos cuenta que apostar por unas cuantas actividades económicas como las gastronómicas para impulsar la rehabilitación no es viable. Quien se dio una vuelta por la Avenida Revolución durante los primeros días de la contingencia, seguro recordó aquellos años en los que la avenida estaba prácticamente muerta. En cambio, la Zona Norte lucía intacta: personas en situación de calle, vendedores ambulantes".

"Con respecto a las consecuencias económicas en sectores específicos, como el inmobiliario, algunos expertos estiman que la crisis que se derivará de esta situación será equiparable con la que se vivió en el 2008-2009. Sin embargo, también hay quienes esperan un escenario más optimista. Lo cierto es que los proyectos de construcción están parados, y ello trae pérdidas económicas para los desarrolladores".

"En suma, estamos obligados a pensar y a construir otras posibilidades y alternativas de ciudades, que estén diseñadas para hacer frente de manera efectiva a este tipo de situaciones. Ciudades pensadas para todos los sectores de la población".

Local

Irregular, asignación de plazas

Se informó que los resultados de admisión para el ciclo 2020-2021 fueron publicados el pasado 7 de agosto, y tendrán una vigencia a partir del 16 de agosto de 2020 hasta el 31 de mayo de 2021

Local

Anuncian calendario escolar en el estado

La pandemia del coronavirus cambió el calendario escolar en Baja California 2020-2021, dijo Zavala Márquez

Local

Error, cerrar canales de información: A. Navarro

La tarea del periodista sea vuelve más complicada en una época en la que se necesita mayor difusión de la información

Deportes

Celebran Zonkeys su campamento de verano

Los ganadores recibieron la visita sorpresa de El Zonkey, botarga oficial de Tijuana Zonkeys; él les entregó su certificado oficial de participación

Gossip

Maluma estrenó su nuevo sencillo “Hawái”

El ídolo global de la música latina escribió una canción donde lo que se cuenta por redes sociales no es lo que refleja la realidad

Local

Irregular, asignación de plazas

Se informó que los resultados de admisión para el ciclo 2020-2021 fueron publicados el pasado 7 de agosto, y tendrán una vigencia a partir del 16 de agosto de 2020 hasta el 31 de mayo de 2021

Local

50% de negocios en San Ysidro en riesgo

Son arbitrarias las restricciones, ya hemos demandado y exigido al gobierno que se quiten, afirma Wells

Local

Buscan debilitar a la oposición en Baja California

El congreso del estado aprobó una reducción del 50% al presupuesto de partidos políticos

Local

Bares abrieron sin un permiso

Mario Escobedo criticó la apertura desordenada de los restaurantes en Puerto Nuevo