imagotipo

Protestan policías con discapacidad, los obligan a laborar

  • Laura Bueno Medina
  • en Local

Tijuana.- Alrededor de 40 policías operativos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), quienes presentan discapacidades permanentes por accidentes, son obligados a trabajar a pesar de no poder realizar labores de activo.

El miércoles por la mañana, una decena de agentes se presentaron en las oficinas de Oficialía Mayor del Ayuntamiento de Tijuana, solicitando que se evalúe los casos, toda vez que la falta de seguridad social por parte de la corporación les está representando más problemas de salud agregados a las consecuencias que ya tienen por las lesiones que ya padecen.

Arturo, agente de más de 45 años de edad, narró que hay compañeros que tienen hasta 5 años con la problemática, en la que en el Issstecali los médicos emiten los dictámenes de incapacidad permanente, pero al no ser reconocidos en la corporación, deben continuar laborando.

“No podemos trabajar aún, pero así te mandan a servicio porque dicen que ya no te pueden dar más incapacidades”, mencionó el oficial, agregando “no tenemos derecho a una incapacidad permanente, ni a jubilación”.

Lo anterior, debido a que el convenio que el Gobierno Municipal tiene con el Issstecali es para que el policía reciba solamente servicios médicos -no profesionales-, el cual no contempla el riesgo de trabajo como un beneficio.

Agregó que en noviembre de 2016, la corporación dio de baja a 19 elementos, a los que por enfermedades se les acumuló una serie de oficios por no haberse presentado a laborar, “es inhumana la forma en que nos están tratando, cuando saben que no podemos hacer el trabajo”, comentó Arturo.

A otro de sus compañeros, quien sufrió una lesión en la cadera ocasionada por el peso del chaleco antibalas, cuando tuvieron un accidente vehicular en servicio, se le regresó a laborar aún con prótesis, poniéndolo como custodio de celdas, un lugar peligroso para su condición.

Se dijeron decepcionados, ya que se les está exponiendo y de alguna forma orillando a que renuncien o sean despedidos por no presentarse a trabajar, otro de los oficiales narró que en su caso, con lesión de columna, ya en el registro nacional del DIF como persona con discapacidad neuromotora, se le puso a trabajar en la Dirección, en donde entre otras actividades debe levantar una pluma de acceso que pesa más de 15 kilos, cuando ni siquiera puede agacharse.

De igual forma, aseguró que como esos casos hay muchos más, que se encuentran en el limbo, toda vez que los policías no tienen seguridad social que les cubra los riesgos de trabajo o que les permita ser jubilados por incapacidad permanente.