/ domingo 20 de junio de 2021

San Diego vivió un año sin mexicanos

La pandemia impactó ese mercado informal donde laboran connacionales solo con su visa de turista

Tijuana.- La realidad de la pandemia superó la ficción y la película “Un día sin mexicanos” se cumplió. Pero no fue un día sino “Un año sin mexicanos” el que vivió la frontera entre San Diego y Tijuana tras 15 meses de la restricción de viajes al norte para los mexicanos, con la intención de contener la propagación del coronavirus.

Pero esa medida dictada desde el 21 de marzo de 2020, también ha generado en la zona fronteriza con San Diego, California, la escasez de mano de obra mexicana que labora en Estado Unidos sin documentos, dice el antropólogo y catedrático de la Universidad de San Diego en California (USDC), Víctor Clark Alfaro.

“La pandemia impactó a ese mercado informal de mano de obra muy barata y desechable que, por muchos años, ha sido un fenómeno fronterizo. Por ejemplo, mujeres que cruzan la frontera a limpiar viviendas y cuidar ancianos, ha sido una mano de obra muy barata que con la pandemia se desplomó ante la imposibilidad de cruzar”, destacó.

LA NECESIDAD

En grupos de Facebook como Trabajos San Diego, CA, es constante la búsqueda de trabajadores para la limpieza de departamentos; de meseras y cajeros para restaurantes, además de personal para algunas de las fábricas ubicadas en Mesa de Otay.

Manuel Ortiz busca trabajadores de limpieza a través de grupos como ese, y dice que el cierre fronterizo golpeó su pequeño negocio de limpieza.

“Nos dejó un boquete de trabajadores. Como nosotros limpiamos negocios y departamentos, los que tienen papeles no aguantan el trabajo y buscan otro donde les paguen más y trabajan menos. “Aguantan más los de Tijuana porque para ellos está bien pagado el trabajo, para alguien de aquí (San Ysidro) no”, comenta.

Pese a las restricciones, se han registrado largas filas para cruzar a EU. Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

Víctor Clark Alfaro dice que el gobierno estadounidense “solapa” que mexicanos crucen a trabajar a San Diego porque son parte de una economía binacional.

Y aunque no hay cifras oficiales sobre esa mano de obra mexicana informal en suelo norteamericano, es un fenómeno social que no se puede ocultar, como lo muestran las afectaciones en los hogares del sur de la frontera durante esta emergencia sanitaria, añade.

“Ha tenido un impacto en las economías domésticas de numerosas familias mexicanas, que bien o mal, teniendo un ingreso promedio de 300 o 400 dólares por semana es mucho mejor ingreso que un salario obrero en maquiladora. Es parte de los fenómenos fronterizos solapado por la autoridad norteamericana, siempre ha habido una demanda del lado norteamericano que busca esa mano de obra”, subraya.

ACCEDE A NUESTRA EDICIÓN DIGITAL ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

EL OTRO LADO

Julieta (nombre ficticio) trabajaba con visa de turista en Estados Unidos desde hace 10 años y su último trabajo fue limpiando una casa en Santee, CA, donde recibía 140 dólares por día.

Con la llegada del Covid-19 y el cierre de la frontera, decidió quedarse en Estados Unidos al inicio de la pandemia, pero las condiciones la hicieron volver porque solo tenía contacto con sus hijos y nietos mediante llamadas telefónicas.

“Me aguanté tres meses seguidos allá en el ‘otro lado’, pero me vine a Tijuana porque mi hija estaba embarazada. También me dio miedo que enfermara de Covid mi familia y no pudiera estar con ellos”, cuenta.

Aún no hay una fecha para la reapertura de la frontera. Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

Julieta regresó a Tijuana en junio del 2020 y a un año de haber dejado aquella casa en la que trabajaba, la familia que la emplea y con la que ha desarrollado un lazo más allá de lo laboral, espera su regreso cuando vuelvan los cruces no esenciales para los mexicanos.

“La familia me está esperando después de un año. A mi compañera de trabajo le preguntaron si iba a regresar y yo les mandé decir que sí”, menciona.

Recuerda que antes de la pandemia pasaba la garita como “turista” una vez a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora, pero no ha tenido alguna observación, e incluso después de tantos años ya conocía a algunos agentes fronterizos.

“Yo creo que sí sabían que trabajaba allá pero nunca me dijeron nada. Solo revisaban que no trajera drogas o algo ilegal”, menciona.

Para trabajadores transfronterizos se trata de un trabajo informal, pero bien pagado y vale la pena atravesar la frontera internacional cada semana. Y en casos como el de Julieta, es además su mejor opción ante la dificultad de encontrar en México un trabajo a sus más de 50 años de edad.

“Tengo muchos conocidos que trabajan como yo, con visa y sin permiso en ‘el otro lado’, que están esperándolos sus patrones porque confían en ellos. Muchos estuvimos allá hasta que aguantamos, unos nos regresamos por la familia, otros siguen en el ‘otro lado’ desde que cerraron la frontera. Ya más de un año sin ver a su familia”, resalta.

Para Julieta, que decidió regresar, ha significado un año sin recibir su pago en dólares. Sobrevive vendiendo a domicilio comida preparada entre sus vecinos y conocidos.

Y aunque ha sido un año difícil, afortunadamente ni ella ni su familia ha enfermado del SARS-CoV-2.

La señora Patricia Gutiérrez estima que son miles los trabajadores que se arriesgan a perder sus visas, porque se trata de un empleo mejor pagado que en México, aunque no tengan prestaciones como la seguridad social.


LOS VIAJES NO ESENCIALES

La reapertura total de la frontera, dicen autoridades federales y estatales, se acerca mucho más con el envío desde Estados Unidos de un millón 350 mil vacunas para residentes de Baja California, porque de esa inoculación depende en buena medida la reactivación de la economía transfronteriza.

La Unión Americana escogió a esta frontera antes que otro estado norteño de México y la vacuna beneficiará a todos los mexicanos que trabajan en Estados Unidos con visa de turista y esperan el regreso de los viajes considerados “no esenciales” durante la emergencia sanitaria.

Desde marzo de 2020, no se permiten cruces no esenciales. Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

El secretario de Salud en Baja California, Alonso Pérez Rico, ha dicho que para que regresen los viajes “no esenciales” en la frontera, uno de los requisitos que pide la Unión Americana es que el 75% de la población esté vacunada para lograr “inmunidad de rebaño artificial”.

“Estamos hablando que a partir de que te vacunes y que se te aplique J&J (vacuna Johnson & Johnson), a los 14 días ya tienes suficiente generación de anticuerpos para gozar de esta inmunidad”, dijo el titular de Salud en el estado.

¿BUSCAS O VENDES ALGO? ¡ANÚNCIALO EN CLASIFICADOS!

Destacó que entre las condiciones para la donación de las dosis está el que sean suministradas en 10 días, y de terminar con el programa de vacunación masiva fronteriza en el plazo estimado, esperan que pronto los cruces fronterizos regresen a su ritmo ordinario como hasta antes del coronavirus.

“Mi objetivo es que la gente no fallezca. En el mejor de los escenarios yo considero que a la mitad, si no es que a finales de julio, tentativamente estaríamos hablando de la apertura de la frontera”, añadió el secretario de Salud en el estado.

Pero todo dependerá de que la población acuda al llamado de la vacunación contra el Covid-19.

Según datos de la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés), hasta antes de la pandemia transitaban por la Garita de San Ysidro más de 20 mil peatones y arriba de 70 mil vehículos al día.

Siete millones 300 mil peatones y 25 millones 550 mil automóviles se movieron por esta frontera en el 2019, lo que es sin duda un importante impulso para la economía de la zona San Diego-Tijuana.

Así que la pandemia de coronavirus no solo trajo una crisis de salud a ambos lados de la frontera, también rompió con un esquema de trabajo transfronterizo.

Ahora, en ambos lados de la frontera esperan el final de la restricción a los cruces no esenciales para regresar a sus trabajos o para reencontrarse con sus familias.

Tijuana.- La realidad de la pandemia superó la ficción y la película “Un día sin mexicanos” se cumplió. Pero no fue un día sino “Un año sin mexicanos” el que vivió la frontera entre San Diego y Tijuana tras 15 meses de la restricción de viajes al norte para los mexicanos, con la intención de contener la propagación del coronavirus.

Pero esa medida dictada desde el 21 de marzo de 2020, también ha generado en la zona fronteriza con San Diego, California, la escasez de mano de obra mexicana que labora en Estado Unidos sin documentos, dice el antropólogo y catedrático de la Universidad de San Diego en California (USDC), Víctor Clark Alfaro.

“La pandemia impactó a ese mercado informal de mano de obra muy barata y desechable que, por muchos años, ha sido un fenómeno fronterizo. Por ejemplo, mujeres que cruzan la frontera a limpiar viviendas y cuidar ancianos, ha sido una mano de obra muy barata que con la pandemia se desplomó ante la imposibilidad de cruzar”, destacó.

LA NECESIDAD

En grupos de Facebook como Trabajos San Diego, CA, es constante la búsqueda de trabajadores para la limpieza de departamentos; de meseras y cajeros para restaurantes, además de personal para algunas de las fábricas ubicadas en Mesa de Otay.

Manuel Ortiz busca trabajadores de limpieza a través de grupos como ese, y dice que el cierre fronterizo golpeó su pequeño negocio de limpieza.

“Nos dejó un boquete de trabajadores. Como nosotros limpiamos negocios y departamentos, los que tienen papeles no aguantan el trabajo y buscan otro donde les paguen más y trabajan menos. “Aguantan más los de Tijuana porque para ellos está bien pagado el trabajo, para alguien de aquí (San Ysidro) no”, comenta.

Pese a las restricciones, se han registrado largas filas para cruzar a EU. Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

Víctor Clark Alfaro dice que el gobierno estadounidense “solapa” que mexicanos crucen a trabajar a San Diego porque son parte de una economía binacional.

Y aunque no hay cifras oficiales sobre esa mano de obra mexicana informal en suelo norteamericano, es un fenómeno social que no se puede ocultar, como lo muestran las afectaciones en los hogares del sur de la frontera durante esta emergencia sanitaria, añade.

“Ha tenido un impacto en las economías domésticas de numerosas familias mexicanas, que bien o mal, teniendo un ingreso promedio de 300 o 400 dólares por semana es mucho mejor ingreso que un salario obrero en maquiladora. Es parte de los fenómenos fronterizos solapado por la autoridad norteamericana, siempre ha habido una demanda del lado norteamericano que busca esa mano de obra”, subraya.

ACCEDE A NUESTRA EDICIÓN DIGITAL ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

EL OTRO LADO

Julieta (nombre ficticio) trabajaba con visa de turista en Estados Unidos desde hace 10 años y su último trabajo fue limpiando una casa en Santee, CA, donde recibía 140 dólares por día.

Con la llegada del Covid-19 y el cierre de la frontera, decidió quedarse en Estados Unidos al inicio de la pandemia, pero las condiciones la hicieron volver porque solo tenía contacto con sus hijos y nietos mediante llamadas telefónicas.

“Me aguanté tres meses seguidos allá en el ‘otro lado’, pero me vine a Tijuana porque mi hija estaba embarazada. También me dio miedo que enfermara de Covid mi familia y no pudiera estar con ellos”, cuenta.

Aún no hay una fecha para la reapertura de la frontera. Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

Julieta regresó a Tijuana en junio del 2020 y a un año de haber dejado aquella casa en la que trabajaba, la familia que la emplea y con la que ha desarrollado un lazo más allá de lo laboral, espera su regreso cuando vuelvan los cruces no esenciales para los mexicanos.

“La familia me está esperando después de un año. A mi compañera de trabajo le preguntaron si iba a regresar y yo les mandé decir que sí”, menciona.

Recuerda que antes de la pandemia pasaba la garita como “turista” una vez a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora, pero no ha tenido alguna observación, e incluso después de tantos años ya conocía a algunos agentes fronterizos.

“Yo creo que sí sabían que trabajaba allá pero nunca me dijeron nada. Solo revisaban que no trajera drogas o algo ilegal”, menciona.

Para trabajadores transfronterizos se trata de un trabajo informal, pero bien pagado y vale la pena atravesar la frontera internacional cada semana. Y en casos como el de Julieta, es además su mejor opción ante la dificultad de encontrar en México un trabajo a sus más de 50 años de edad.

“Tengo muchos conocidos que trabajan como yo, con visa y sin permiso en ‘el otro lado’, que están esperándolos sus patrones porque confían en ellos. Muchos estuvimos allá hasta que aguantamos, unos nos regresamos por la familia, otros siguen en el ‘otro lado’ desde que cerraron la frontera. Ya más de un año sin ver a su familia”, resalta.

Para Julieta, que decidió regresar, ha significado un año sin recibir su pago en dólares. Sobrevive vendiendo a domicilio comida preparada entre sus vecinos y conocidos.

Y aunque ha sido un año difícil, afortunadamente ni ella ni su familia ha enfermado del SARS-CoV-2.

La señora Patricia Gutiérrez estima que son miles los trabajadores que se arriesgan a perder sus visas, porque se trata de un empleo mejor pagado que en México, aunque no tengan prestaciones como la seguridad social.


LOS VIAJES NO ESENCIALES

La reapertura total de la frontera, dicen autoridades federales y estatales, se acerca mucho más con el envío desde Estados Unidos de un millón 350 mil vacunas para residentes de Baja California, porque de esa inoculación depende en buena medida la reactivación de la economía transfronteriza.

La Unión Americana escogió a esta frontera antes que otro estado norteño de México y la vacuna beneficiará a todos los mexicanos que trabajan en Estados Unidos con visa de turista y esperan el regreso de los viajes considerados “no esenciales” durante la emergencia sanitaria.

Desde marzo de 2020, no se permiten cruces no esenciales. Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

El secretario de Salud en Baja California, Alonso Pérez Rico, ha dicho que para que regresen los viajes “no esenciales” en la frontera, uno de los requisitos que pide la Unión Americana es que el 75% de la población esté vacunada para lograr “inmunidad de rebaño artificial”.

“Estamos hablando que a partir de que te vacunes y que se te aplique J&J (vacuna Johnson & Johnson), a los 14 días ya tienes suficiente generación de anticuerpos para gozar de esta inmunidad”, dijo el titular de Salud en el estado.

¿BUSCAS O VENDES ALGO? ¡ANÚNCIALO EN CLASIFICADOS!

Destacó que entre las condiciones para la donación de las dosis está el que sean suministradas en 10 días, y de terminar con el programa de vacunación masiva fronteriza en el plazo estimado, esperan que pronto los cruces fronterizos regresen a su ritmo ordinario como hasta antes del coronavirus.

“Mi objetivo es que la gente no fallezca. En el mejor de los escenarios yo considero que a la mitad, si no es que a finales de julio, tentativamente estaríamos hablando de la apertura de la frontera”, añadió el secretario de Salud en el estado.

Pero todo dependerá de que la población acuda al llamado de la vacunación contra el Covid-19.

Según datos de la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés), hasta antes de la pandemia transitaban por la Garita de San Ysidro más de 20 mil peatones y arriba de 70 mil vehículos al día.

Siete millones 300 mil peatones y 25 millones 550 mil automóviles se movieron por esta frontera en el 2019, lo que es sin duda un importante impulso para la economía de la zona San Diego-Tijuana.

Así que la pandemia de coronavirus no solo trajo una crisis de salud a ambos lados de la frontera, también rompió con un esquema de trabajo transfronterizo.

Ahora, en ambos lados de la frontera esperan el final de la restricción a los cruces no esenciales para regresar a sus trabajos o para reencontrarse con sus familias.

Local

[Entrevista] Lourdes Maldonado estaba feliz tras ganar a Bonilla

Periodistas de diversos medios locales y de California, se concentraron al mediodía de este lunes a las afueras de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Municipal para exigir respuestas sobre los asesinatos de Lourdes Maldonado y Margarito Martínez, periodistas ejecutados en Tijuana.

Local

[VIDEO] Exigen respuestas en caso Maldonado

Se manifestaron en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Tijuana

Policiaca

Vuelca automóvil en la canalización

En la carretera libre Tijuana-Tecate se reportó un incendio en el interior de un comercio

Deportes

Confirman día y hora para el Puebla-Xolos

El partido pendiente de la pasada Jornada 3 por los casos positivos en la Jauría, se disputará este viernes

Policiaca

Vuelca automóvil en la canalización

En la carretera libre Tijuana-Tecate se reportó un incendio en el interior de un comercio

Local

Asociaciones de abogados exigen esclarecer asesinatos de periodistas

El presidente de la Alianza Mexicana de Abogados de Baja California, Rafael Maurizio Cruzmanjarrez, dijo que son lamentables los recientes asesinatos a periodistas, a los que los abogados tampoco han sido ajenos.

Política

Hangar presidencial paga 2.2 mdp de agua

Ahí está estacionado el avión que López Obrador no ha podido vender desde que inició su gobierno

Local

Sin fecha, reordenamiento de ascenso y descenso en la garita

El pasado 20 de diciembre, el Ayuntamiento de Tijuana anunció la obra, donde se construirá un andador 300 metros para que los peatones sean recogidos en unas de las calles aledañas y desahogar el tráfico en la zona.

Local

Maldonado no pudo cobrarle a Jaime Bonilla

No alcanzó a ser nombrada como depositaria interventora de la empresa del exgobernador