/ martes 19 de marzo de 2019

Venden en 40 pesos el alambre del muro

“Cuando vino a ofrecérnoslos, yo pensé que era de una obra que lo dejó tirado y él lo recogió, pero nunca pensé que fuera del muro” Verónica, vecina de la Zona Norte

Crisstian Villicaña

Tijuana.- A mediados de noviembre del año pasado, soldados estadounidenses colocaron alambre de púas a lo largo del cerco fronterizo con la intención de reforzar la línea divisoria entre México y Estados Unidos. Cuatro meses después, ese “muro” de alambre para detener migrantes forma parte de la seguridad de varias casas de la Zona Norte.

Toda una ganga costó proteger la casa de doña Verónica; pagó cuarenta pesos para que le instalaran la concertina. Según afirma, una persona en situación de calle de origen norteamericano fue quien llegó con un carrito de supermercado lleno del alambre.

Entre cables de luz, árboles y varillas oxidadas, pasa la concertina que antes protegía a Estados Unidos, y que ahora ayudará a resguardar las posesiones de algunos residentes de Tijuana aunque si aumenta la demanda, es posible que también el precio.

El alambre de concertina en el mercado, para cubrir unos siete metros, cuesta entre 245 y 525 pesos dependiendo de la calidad.

“Pasó un señor de esos que llaman indigentes; es un ‘malandro’ norteamericano; ojos azules, pelo rubio; no habla muy bien español, y nos dijo que si nos interesaba el alambre. Le pregunté que cuánto y dijo que 40 pesos por toda la casa, instalado”, afirmó la señora Verónica.

Foto: Crisstian Villicaña

El hombre instaló el alambre en cinco casas y se ganó 200 pesos, dinero que serviría para atender sus necesidades. “Cuando vino a ofrecérnoslos, yo pensé que era de una obra que lo dejó tirado y él lo recogió, pero nunca pensé que fuera del muro; más que nada lo instalamos por la inseguridad. Aquí se brincan el techo y nos roban hasta la ropa tendida”, agregó.

El sujeto que vendió la concertirna se comprometió con otros vecinos a instalarles el cerco de alambre de púas. Según platica la señora Verónica, desde hace tres semanas ha estado pasando con el carrito de súpermercado lleno de alambre. Menciona que el motivo de la compra e instalación del “equipo de seguridad” se debió a la oportunidad que se les presentó al vivir en una de las zonas con más presencia de adictos a las drogas y personas en situación de calle de la ciudad.

“Nosotros no robamos nada. No porque tengamos esto (concertina) van a pensar que somos gente mala.; aquí vive mucha gente trabajadora. Nosotros tenemos un negocio de tacos varios; hay un señor que trabaja en la marisquería; en la vecindad hay un señor que hace nieves; estamos al día”.

Los vecinos deben recurrir a lo que sea con tal de que los ladrones no entren a sus hogares, algo que se ha vuelto muy común en esa zona.

“El gabacho que puso el alambre en cuanto terminó se bajó, se sentó y ahí estaba a los minutos todo doblado por la heroína; ya más tarde se fue, y esa es la gente que ronda por aquí, mucho 'malandro' que trae cosas; pero, como le digo, si hubiéramos sabido que era del muro, uno no compra nada”, finalizó.

Crisstian Villicaña

Tijuana.- A mediados de noviembre del año pasado, soldados estadounidenses colocaron alambre de púas a lo largo del cerco fronterizo con la intención de reforzar la línea divisoria entre México y Estados Unidos. Cuatro meses después, ese “muro” de alambre para detener migrantes forma parte de la seguridad de varias casas de la Zona Norte.

Toda una ganga costó proteger la casa de doña Verónica; pagó cuarenta pesos para que le instalaran la concertina. Según afirma, una persona en situación de calle de origen norteamericano fue quien llegó con un carrito de supermercado lleno del alambre.

Entre cables de luz, árboles y varillas oxidadas, pasa la concertina que antes protegía a Estados Unidos, y que ahora ayudará a resguardar las posesiones de algunos residentes de Tijuana aunque si aumenta la demanda, es posible que también el precio.

El alambre de concertina en el mercado, para cubrir unos siete metros, cuesta entre 245 y 525 pesos dependiendo de la calidad.

“Pasó un señor de esos que llaman indigentes; es un ‘malandro’ norteamericano; ojos azules, pelo rubio; no habla muy bien español, y nos dijo que si nos interesaba el alambre. Le pregunté que cuánto y dijo que 40 pesos por toda la casa, instalado”, afirmó la señora Verónica.

Foto: Crisstian Villicaña

El hombre instaló el alambre en cinco casas y se ganó 200 pesos, dinero que serviría para atender sus necesidades. “Cuando vino a ofrecérnoslos, yo pensé que era de una obra que lo dejó tirado y él lo recogió, pero nunca pensé que fuera del muro; más que nada lo instalamos por la inseguridad. Aquí se brincan el techo y nos roban hasta la ropa tendida”, agregó.

El sujeto que vendió la concertirna se comprometió con otros vecinos a instalarles el cerco de alambre de púas. Según platica la señora Verónica, desde hace tres semanas ha estado pasando con el carrito de súpermercado lleno de alambre. Menciona que el motivo de la compra e instalación del “equipo de seguridad” se debió a la oportunidad que se les presentó al vivir en una de las zonas con más presencia de adictos a las drogas y personas en situación de calle de la ciudad.

“Nosotros no robamos nada. No porque tengamos esto (concertina) van a pensar que somos gente mala.; aquí vive mucha gente trabajadora. Nosotros tenemos un negocio de tacos varios; hay un señor que trabaja en la marisquería; en la vecindad hay un señor que hace nieves; estamos al día”.

Los vecinos deben recurrir a lo que sea con tal de que los ladrones no entren a sus hogares, algo que se ha vuelto muy común en esa zona.

“El gabacho que puso el alambre en cuanto terminó se bajó, se sentó y ahí estaba a los minutos todo doblado por la heroína; ya más tarde se fue, y esa es la gente que ronda por aquí, mucho 'malandro' que trae cosas; pero, como le digo, si hubiéramos sabido que era del muro, uno no compra nada”, finalizó.

Local

Gobierno de EU alienta desinformación sobre medidas migratorias: activista

La especialista Graciela Zamudio señaló que organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes, han buscado la vía para acabar con el Título 42, ante lo injusto que es para las personas en movilidad.

Local

Los ocho mil permisos otorgados por Bonilla sobresaturaron el transporte público

Actualmente hay tres mil 376 taxis de ruta, que transportan a 140 mil pasajeros en promedio cada día en Tijuana

Local

Sindicato Independiente exige libertad sindical para trabajadores de la educación

Jesús Salvador Rubio indicó que en todo el país se respeta esta libertad, a excepción del Ayuntamiento de Tijuana

Local

Puente Los Olivos fue construido con materiales de baja calidad

Tras la demolición de la parte superior quedó evidenciado que no se apegaron al proyecto original

Local

Afectados en Camino Verde piden solución

“Hasta el momento no sabemos cuál fue la causa, en lo personal lo hemos hablado y ya no nos interesa saber quien fue el culpable”: Alma Rangel, vocera del Comité de Camino Verde Unido

Local

Exigen activistas funcionarios capacitados y continuidad

Familiares de personas desaparecidas cuestionan las pérdidas por constante cambio de personal

Local

“Nos estamos convirtiendo en un país de inmigración”: cónsul general de México en San Diego

El cónsul general de México en San Diego mencionó que es necesario reaccionar cuando los flujos migratorios llegan de manera intensa

Policiaca

Disparan contra asistentes al funeral e incendian patrullas en Tijuana

Incendiaron tres unidades de la Policía Municipal en la comandancia Margarito Saldaña

Local

Los ocho mil permisos otorgados por Bonilla sobresaturaron el transporte público

Actualmente hay tres mil 376 taxis de ruta, que transportan a 140 mil pasajeros en promedio cada día en Tijuana