Son un esquema que ofrece incentivos administrativos, fiscales, normas y regulaciones

Redacción

Tijuana.-De acuerdo con Reporte de Inversión Mundial 2019 (WIR 2019, por sus siglas en ingles) de la Conferencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), las Zonas Económicas Especiales (ZEE) son un esquema con tendencia mundial y que en México pueden representar polos de desarrollo importantes.

Así lo señaló el abogado fiscalista Octavio de la Torre de Stéffano, socio director de TLC Asociados, quien mencionó que de acuerdo con el informe estas han llegado a ser casi 5.400 en el mundo, en comparación con 4.000 hace cinco años, mientras que otras 500 zonas están en la etapa de proyecto, más de 145 economías cuentan hoy con este tipo de zonas y las características de las zonas varían de un país a otro y de un sector a otro.

Se han convertido en motor para impulsar el desarrollo, el crecimiento y el comercio, ya que la mayor competencia por la inversión global ha hecho que en los últimos años se integren nuevos sectores como los servicios financieros o el turismo, así que esto es un área de oportunidad que México puede explorar, tomando como ejemplo a otros países

El fiscalista explicó que las ZEE son un esquema que ofrece incentivos administrativos, fiscales, normas y regulaciones que atienden a la facilitación comercial y ventajas operativas para detonar el desarrollo regional o transfronterizo.

Detalló que estas zonas son susceptibles de lograr el éxito, en la medida que la región beneficiada cuenta con infraestructura adecuada, energía y mano de obra calificada, siendo un ingrediente fundamental que los gobiernos municipal, estatal y federal se encuentren coordinados, pues en los países que las adoptaron les permite atraer Inversión Extranjera Directa (IED),.

En 1979, las primeras Zonas Especiales se crearon cerca de Hong Kong y de Macao, recalcó, teniendo en cuenta además la vecindad con Taiwán; dicho proyecto formaba parte de una ambiciosa política de adaptación de China al mundo, lo que requería a la vez aprovechar las oportunidades de los mercados internacionales.

Así, China encabeza la lista con más ZEE, 2.543, seguida por Filipinas (528) e India (373); por delante de Estados Unidos (262), mientras que en Latinoamérica sobresalen Nicaragua (52); Costa Rica (49); Colombia; Honduras (39) y Brasil (32).

En México, desde el sexenio pasado se tenía el proyecto de crear 7 de estas zonas económicas especiales, recordó De la Torre, en poblaciones con cierto número de habitantes y con la mayor incidencia de pobreza extrema.

“Esta iniciativa tenía el propósito de establecer las bases de la política industrial que contribuyera a la integración productiva, no obstante, hace varios años expuse que la aprobación de la Ley y la creación de las ZEE serían insuficientes para detonar el crecimiento y, especialmente el desarrollo económico y social de estas regiones, ya que era imprescindible atender sus problemas históricos estructurales, cuya resolución es esencial para el desarrollo industrial de cualquier área geográfica”, mencionó.