/ lunes 29 de junio de 2020

Viajes por Europa se vuelven viacrucis

El tiempo de recorrido para algunos viajes aumentó siete veces ante la cancelación de vuelos y el cierre temporal de fronteras


Bruselas. Hace tres meses, el viaje de Bruselas a Varsovia implicaba un vuelo directo de dos horas, además de los desplazamientos hacia y desde los aeropuertos de las ciudades europeas.

Después de que la pandemia del coronavirus (Covid-19) cerró las fronteras y dejó en tierra a la mayoría de las aeronaves, este viaje de mil 300 kilómetros aproximadamente a través de Europa multiplicó por siete su duración e implicó la cancelación de un avión, viajes en trenes y en automóvil... e incluso cruzar a pie un puesto de control fronterizo antes inexistente.

Los confinamientos para frenar la propagación del virus han asestado un duro golpe a la movilidad en toda Europa, aunque se están levantando las restricciones y el panorama podría mejorar para algunos viajeros en los próximos días.

El viaje desde Bruselas a mi ciudad natal de Varsovia comenzó con un contratiempo antes incluso de empezar.

El 9 de junio me comunicaron que mi vuelo a Fráncfort, programado para la mañana siguiente, había sido cancelado después de que quebró la empresa encargada de la gestión de equipajes en el aeropuerto de Bruselas. Así, se fueron por la borda mis planes originales de volar a Berlín pasando por Fráncfort y tomar un tren a la frontera germano-polaca.

Al menos 17 de los 16 países de la zona Schegen han impuesto controles de emergencia por el coronavirus / Foto: Reuters

Decidí entonces reservar billetes de la operadora de trenes alemana Deutsche Bahn de Bruselas a Berlín y emprendí el viaje la mañana siguiente, alrededor de las 9 de la mañana, con una conexión en Colonia, donde los andenes de la estación estaban insólitamente vacíos. El viaje a Berlín duró casi siete horas.

Era obligatorio llevar mascarillas en el tren, y los vagones y las estaciones estaban llenas de carteles que recordaban a los viajeros que debían permanecer separados por lo menos 1.5 metros.

No había controles especiales cuando el tren cruzó de Bélgica a Alemania, pero al menos 17 de los 26 países de la zona Schengen han impuesto controles de emergencia debido al coronavirus.

Después de otro cambio en la estación de Hauptbahnhof, en Berlín, un tren vespertino me llevó a Fráncfort del Óder, una localidad fronteriza alemana.

Tuve que caminar dos kilómetros hasta la mitad del puente que cruza el Óder, que marca la frontera. Los guardias fronterizos polacos habían montado una carpa para el control de los pasajeros.

Después de un control de temperatura y de echar un vistazo a mi identificación y a los documentos que confirmaban el viaje de negocios, ya estaba dentro del país.

Desde Slubice, hay unos 470 kilómetros hasta la capital polaca. Conducir por las nuevas autopistas subvencionadas por la UE me llevó más de cuatro horas y, al caer la noche, llegué a Varsovia unos minutos antes de la medianoche, unas 15 horas después de haber partido.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Bruselas. Hace tres meses, el viaje de Bruselas a Varsovia implicaba un vuelo directo de dos horas, además de los desplazamientos hacia y desde los aeropuertos de las ciudades europeas.

Después de que la pandemia del coronavirus (Covid-19) cerró las fronteras y dejó en tierra a la mayoría de las aeronaves, este viaje de mil 300 kilómetros aproximadamente a través de Europa multiplicó por siete su duración e implicó la cancelación de un avión, viajes en trenes y en automóvil... e incluso cruzar a pie un puesto de control fronterizo antes inexistente.

Los confinamientos para frenar la propagación del virus han asestado un duro golpe a la movilidad en toda Europa, aunque se están levantando las restricciones y el panorama podría mejorar para algunos viajeros en los próximos días.

El viaje desde Bruselas a mi ciudad natal de Varsovia comenzó con un contratiempo antes incluso de empezar.

El 9 de junio me comunicaron que mi vuelo a Fráncfort, programado para la mañana siguiente, había sido cancelado después de que quebró la empresa encargada de la gestión de equipajes en el aeropuerto de Bruselas. Así, se fueron por la borda mis planes originales de volar a Berlín pasando por Fráncfort y tomar un tren a la frontera germano-polaca.

Al menos 17 de los 16 países de la zona Schegen han impuesto controles de emergencia por el coronavirus / Foto: Reuters

Decidí entonces reservar billetes de la operadora de trenes alemana Deutsche Bahn de Bruselas a Berlín y emprendí el viaje la mañana siguiente, alrededor de las 9 de la mañana, con una conexión en Colonia, donde los andenes de la estación estaban insólitamente vacíos. El viaje a Berlín duró casi siete horas.

Era obligatorio llevar mascarillas en el tren, y los vagones y las estaciones estaban llenas de carteles que recordaban a los viajeros que debían permanecer separados por lo menos 1.5 metros.

No había controles especiales cuando el tren cruzó de Bélgica a Alemania, pero al menos 17 de los 26 países de la zona Schengen han impuesto controles de emergencia debido al coronavirus.

Después de otro cambio en la estación de Hauptbahnhof, en Berlín, un tren vespertino me llevó a Fráncfort del Óder, una localidad fronteriza alemana.

Tuve que caminar dos kilómetros hasta la mitad del puente que cruza el Óder, que marca la frontera. Los guardias fronterizos polacos habían montado una carpa para el control de los pasajeros.

Después de un control de temperatura y de echar un vistazo a mi identificación y a los documentos que confirmaban el viaje de negocios, ya estaba dentro del país.

Desde Slubice, hay unos 470 kilómetros hasta la capital polaca. Conducir por las nuevas autopistas subvencionadas por la UE me llevó más de cuatro horas y, al caer la noche, llegué a Varsovia unos minutos antes de la medianoche, unas 15 horas después de haber partido.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

Más viable, apostar por aguas residuales tratadas: Óscar Sánchez

Óscar Sánchez mencionó que las aguas tratadas residuales son una alternativa viable para solucionar las sequías a nivel mundial, particularmente en Baja California.

Local

Le devuelven escaño en el Senado a Jaime Bonilla

El ex gobernador recupera el fuero como Senador de la República; enfrenta demanda en BC

Local

El hackeo de cuentas en redes sociales es aleatorio: FGE

“Los sujetos pueden encontrarse posiblemente en el área entre Ciudad de México y Nuevo León”, dijo Iván Carpio

Local

Tipo de cambio en Tijuana

Consulta aquí la compra y venta del dólar en los bancos de México

Mundo

Hombre intenta entrar armado a sede del FBI en Cincinnati, EU

Esto sucede en un momento en el que han aumentado las amenazas contra el FBI después de que este cuerpo registrara la mansión del expresidente Donald Trump

Local

PAN Nacional interpondría otro recurso contra Bonilla

Gina Cruz, senadora de la República por el PAN, lamentó que no se analizara a fondo el asunto del exgobernador

Policiaca

Ataque armado en la carretera Ensenada-Tijuana deja un muerto

El hecho se reportó durante la medianoche de este jueves en la Delegación Playas de Tijuana

Mundo

Abren investigación por organización criminal contra Pedro Castillo, presidente de Perú

Con la nueva investigación iniciada por la fiscalía de Perú, Pedro Castillo acumula seis causas en su contra

OMG!

"Fue un gran sueño": Cynthia Rodríguez confirma que se casó con Carlos Rivera

Rodríguez se despidió de sus compañeros y seguidores del programa Venga la Alegría, pero aseguró que no se va de TV Azteca