/ martes 10 de julio de 2018

Hablemos de cine

Crítica de Hombre Hormiga y La Avispa (Ant-Man and The Wasp)


Tras los eventos de “Guerra Civil”, Scott Lang se encuentra bajo arresto domiciliario cuando Hank llama a su puerta debido a un mensaje que contiene en su mente sobre el paradero de la madre de Hope. En orden de rescatarla, deberán abrir un puente al Reino Cuántico, del cual atraerá nuevos enemigos que les harán la vida imposible con tal de adueñarse de esta nueva tecnología.

A simple vista no creo que esta secuela sea mejor sino simplemente es una buena continuación que retoma la fórmula para brindarnos toda clase de risas en conjunto de quizás las secuencias más creativas de acción, porque no cabe la menor duda que el departamento de efectos especiales se lució bastante con esta.

Difícil ha de ser para el director Peyton Reed seguirle después de “Pantera Negra” y “Vengadores 3”, y más en víspera de sus monstruosas taquillas. Aún así su seguridad lo impulsó a mantenerse firme a su clásico humor sin perder la esencia familiar. Curioso que no desenvuelve al “Hombre Hormiga”, sino lo reduce para poner en el mismo nivel a “La Avispa”.

He aquí donde aplaudo el gran riesgo del guionista, de darle su merecido lugar a “La Avispa” sin que “Hormiga” perdiese credibilidad. Los eventos subrayados en “Guerra Civil” son tomados con seriedad, dándoles profundidad a su contexto narrativo. Cada vez se siente la comodidad al hacer referencias y resulta emocionante para quienes se han mantenido cerca.

Pese a no poderse quedar serio bajo ninguna circunstancia, el carisma de Paul Rudd es la razón por la cual el tiempo se te pasa volando. Imposible no divertirse ante sus locuras y comentarios. Además, su química con los demás es demasiada buena como siempre. Claro que en ningún momento deja de lucirse.

Yo creo que la gran estrella es Evangeline Lilly, el potencial de introducir a “La Avispa” fue sensacional. Sus combates, la habilidad de volar y disparar son un extra que la hace igual de poderosa que el “Hombre Hormiga”. Además, sus escenas con Michael Douglas y Michelle Pfeiffer se tornan en el corazón de la historia y por eso funciona.

Lo que me fascina de esta adaptación es el lugar que le dan a Douglas porque no solo se queda con los brazos cruzados sino se inserta en la acción en su forma limitada y a su vez su rivalidad con Laurence Fishbourne expanden ambos antecedentes de los personajes, un vínculo directo para la adición de Janet.

Entre el reparto: Michael Peña sigue haciéndonos reír, no le pudo faltar un par de momentos; Walton Goggings en un fastidioso antagonista que a la vez añade suspenso en el tercer acto y como encontré fascinante al Fantasma, no la caracterización que uno hubiese esperado, considerando lo complejo que se torna al ir descubriendo sus orígenes.

En sintonía con el universo cinematográfico, no solo te proporciona una directa respuesta a su ausencia en “Infinity’s War” sino te da una ligera idea de cómo el Reino Cuántico podría jugar un papel importante en la cuarta entrega. Entretanto, Marvel cierra el año con una producción fresca, liviana y de menor estrés.


Calificación: 4 de 5 estrellas

Crítica de Hombre Hormiga y La Avispa (Ant-Man and The Wasp)


Tras los eventos de “Guerra Civil”, Scott Lang se encuentra bajo arresto domiciliario cuando Hank llama a su puerta debido a un mensaje que contiene en su mente sobre el paradero de la madre de Hope. En orden de rescatarla, deberán abrir un puente al Reino Cuántico, del cual atraerá nuevos enemigos que les harán la vida imposible con tal de adueñarse de esta nueva tecnología.

A simple vista no creo que esta secuela sea mejor sino simplemente es una buena continuación que retoma la fórmula para brindarnos toda clase de risas en conjunto de quizás las secuencias más creativas de acción, porque no cabe la menor duda que el departamento de efectos especiales se lució bastante con esta.

Difícil ha de ser para el director Peyton Reed seguirle después de “Pantera Negra” y “Vengadores 3”, y más en víspera de sus monstruosas taquillas. Aún así su seguridad lo impulsó a mantenerse firme a su clásico humor sin perder la esencia familiar. Curioso que no desenvuelve al “Hombre Hormiga”, sino lo reduce para poner en el mismo nivel a “La Avispa”.

He aquí donde aplaudo el gran riesgo del guionista, de darle su merecido lugar a “La Avispa” sin que “Hormiga” perdiese credibilidad. Los eventos subrayados en “Guerra Civil” son tomados con seriedad, dándoles profundidad a su contexto narrativo. Cada vez se siente la comodidad al hacer referencias y resulta emocionante para quienes se han mantenido cerca.

Pese a no poderse quedar serio bajo ninguna circunstancia, el carisma de Paul Rudd es la razón por la cual el tiempo se te pasa volando. Imposible no divertirse ante sus locuras y comentarios. Además, su química con los demás es demasiada buena como siempre. Claro que en ningún momento deja de lucirse.

Yo creo que la gran estrella es Evangeline Lilly, el potencial de introducir a “La Avispa” fue sensacional. Sus combates, la habilidad de volar y disparar son un extra que la hace igual de poderosa que el “Hombre Hormiga”. Además, sus escenas con Michael Douglas y Michelle Pfeiffer se tornan en el corazón de la historia y por eso funciona.

Lo que me fascina de esta adaptación es el lugar que le dan a Douglas porque no solo se queda con los brazos cruzados sino se inserta en la acción en su forma limitada y a su vez su rivalidad con Laurence Fishbourne expanden ambos antecedentes de los personajes, un vínculo directo para la adición de Janet.

Entre el reparto: Michael Peña sigue haciéndonos reír, no le pudo faltar un par de momentos; Walton Goggings en un fastidioso antagonista que a la vez añade suspenso en el tercer acto y como encontré fascinante al Fantasma, no la caracterización que uno hubiese esperado, considerando lo complejo que se torna al ir descubriendo sus orígenes.

En sintonía con el universo cinematográfico, no solo te proporciona una directa respuesta a su ausencia en “Infinity’s War” sino te da una ligera idea de cómo el Reino Cuántico podría jugar un papel importante en la cuarta entrega. Entretanto, Marvel cierra el año con una producción fresca, liviana y de menor estrés.


Calificación: 4 de 5 estrellas