/ miércoles 21 de febrero de 2024

‘La enlutada’: la leyenda que causó terror en Tijuana

En muchas partes de México existe la leyenda de "La enlutada”, pero en Tijuana causo tal revuelo que las autoridades y medios de comunicación tuvieron que involucrarse

Existen varias leyendas que cuentan con diferentes versiones dependiendo del estado, tal es el caso de "La enlutada”. Cuenta la historia que, cuando Tijuana aún se encontraba poco poblada y con poca luz eléctrica en las calles, había una mujer misteriosa.

Muchos describían a la fémina como leprosa, vagabunda. Según la pagina "Por las calles y colonias de Tijuana".

Pedía limosna a las personas que se cruzaban en su camino, pero solo la veían aparecerse después de la media noche. La gente le temía por su enfermedad, pero también porque la todos pensaba que era un alma en pena que salía de la capilla de Guadalupe, para después irse corriendo del lugar.

Pero quienes llegaban a verla de cerca y hablar con ella, decían que aquella mujer los amenazaba con levantar el velo que cubría su rostro y revelar su estado, el cual se encontraba sumamente delgado, a tal grado de que su cara era la viva imagen de una calavera, con solo un ojo y llagas por el rostro. Su nariz carcomida y una boca inexistente, solamente zonas leprosas que recorrían su delgado rostro.

Causando repugnancia y miedo a quienes la veían; por eso, la gente comenzó a lanzar el dinero desde lejos cuando notaban la presencia de la mujer pasar por sus calles. Llegando a dejarle comida y medicinas por sus puertas y ventanas, así evitarían que ella se parara frente a ellos cara a cara.

Por medio de “Tijuana en el Tiempo”, una página creadora de contenido, menciona que el día miércoles 29 de mayo 1957 una mujer apareció por las calles de Tijuana, vestida completamente de negro. Se manifestaba por aquel entonces en la avenida general Estrada, por la Colonia Juárez. Llamando la atención de los medios y la policía, ya que una noche apareció frente al señor Antonio Espinoza de 60 años, quien se encontraba fuera de su casa con su cónyuge.

Foto: Callie Gibson / Unsplash

El hombre comento que una mujer vestida completamente de negro y el rostro cubierto por un velo, encontrándose aproximadamente a 3 metros. Pero de un momento a otro levanto ese fino velo y dejo ver su rostro que, según sus palabras tenía una cara diabólica y carcomida.

La esposa del señor Antonio, llamada Teresa García se cayó al piso muerta por la impresión que le causo ver el semblante de aquella aterradora mujer. Su esposo trato de detener a la misteriosa mujer que empezaba a huir del lugar, pero no logro atraparla.

Para el día 30 de mayo de 57, la intrigante mujer comenzaba a aparecer por la calle Leona Vicario. Llamando de puerta en puerta, lamentablemente en una de esas ocasiones respondió una mujer embarazada, de nombre Marta Hernández. Mirando a la fémina que se encontraba frente a ella colapso, perdiendo al bebe que llevaba en su vientre. La noticia causo tal revuelo que la gente comenzaba a entrar en pánico.

Los medios de comunicación comenzaron a llenar sus planas con menciones de una misteriosa mujer, títulos como: En diversos lugares sembró pánico ayer la misteriosa mujer flaca de ropaje negro, varias personas han caído desmayadas al recibir la visita de la extraña mujer, una misteriosa “enlutada” que pide dinero y aulla asustada aquí a la gente.

ACCEDE A NUESTRA EDICIÓN DIGITAL ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

Siendo el “Heraldo de Baja California” quien apodaría a ese ser como ‘La Enlutada’.

Existen varias leyendas que cuentan con diferentes versiones dependiendo del estado, tal es el caso de "La enlutada”. Cuenta la historia que, cuando Tijuana aún se encontraba poco poblada y con poca luz eléctrica en las calles, había una mujer misteriosa.

Muchos describían a la fémina como leprosa, vagabunda. Según la pagina "Por las calles y colonias de Tijuana".

Pedía limosna a las personas que se cruzaban en su camino, pero solo la veían aparecerse después de la media noche. La gente le temía por su enfermedad, pero también porque la todos pensaba que era un alma en pena que salía de la capilla de Guadalupe, para después irse corriendo del lugar.

Pero quienes llegaban a verla de cerca y hablar con ella, decían que aquella mujer los amenazaba con levantar el velo que cubría su rostro y revelar su estado, el cual se encontraba sumamente delgado, a tal grado de que su cara era la viva imagen de una calavera, con solo un ojo y llagas por el rostro. Su nariz carcomida y una boca inexistente, solamente zonas leprosas que recorrían su delgado rostro.

Causando repugnancia y miedo a quienes la veían; por eso, la gente comenzó a lanzar el dinero desde lejos cuando notaban la presencia de la mujer pasar por sus calles. Llegando a dejarle comida y medicinas por sus puertas y ventanas, así evitarían que ella se parara frente a ellos cara a cara.

Por medio de “Tijuana en el Tiempo”, una página creadora de contenido, menciona que el día miércoles 29 de mayo 1957 una mujer apareció por las calles de Tijuana, vestida completamente de negro. Se manifestaba por aquel entonces en la avenida general Estrada, por la Colonia Juárez. Llamando la atención de los medios y la policía, ya que una noche apareció frente al señor Antonio Espinoza de 60 años, quien se encontraba fuera de su casa con su cónyuge.

Foto: Callie Gibson / Unsplash

El hombre comento que una mujer vestida completamente de negro y el rostro cubierto por un velo, encontrándose aproximadamente a 3 metros. Pero de un momento a otro levanto ese fino velo y dejo ver su rostro que, según sus palabras tenía una cara diabólica y carcomida.

La esposa del señor Antonio, llamada Teresa García se cayó al piso muerta por la impresión que le causo ver el semblante de aquella aterradora mujer. Su esposo trato de detener a la misteriosa mujer que empezaba a huir del lugar, pero no logro atraparla.

Para el día 30 de mayo de 57, la intrigante mujer comenzaba a aparecer por la calle Leona Vicario. Llamando de puerta en puerta, lamentablemente en una de esas ocasiones respondió una mujer embarazada, de nombre Marta Hernández. Mirando a la fémina que se encontraba frente a ella colapso, perdiendo al bebe que llevaba en su vientre. La noticia causo tal revuelo que la gente comenzaba a entrar en pánico.

Los medios de comunicación comenzaron a llenar sus planas con menciones de una misteriosa mujer, títulos como: En diversos lugares sembró pánico ayer la misteriosa mujer flaca de ropaje negro, varias personas han caído desmayadas al recibir la visita de la extraña mujer, una misteriosa “enlutada” que pide dinero y aulla asustada aquí a la gente.

ACCEDE A NUESTRA EDICIÓN DIGITAL ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

Siendo el “Heraldo de Baja California” quien apodaría a ese ser como ‘La Enlutada’.

Local

Choferes de plataforma hacen hasta cinco horas de fila para registrarse ante IMOS [VIDEO]

Implementamos un decreto en marzo por tres meses del 50% de los trámites que hacían pero no había mucha respuesta: Jorge Alberto Topete.

Local

Cinco playas de Tijuana no son aptas para uso recreativo este verano: Cofepris

Las playas con alta contaminación están en los alrededores de la planta de tratamiento de Punta Bandera, actualmente en rehabilitación.

Local

Incendio consume tres naves industriales en Tijuana; alertan por alta contaminación [VIDEO]

El incendio consumió una recicladora, una maderería y una bodega de almacenamiento de materiales como cartón.

Local

Reducción a la jornada de trabajo, primera reforma laboral que analizarán en el próximo gobierno

Se van a establecer mesas de diálogo con los representantes de los trabajadores y el sector empresarial, dijo Fernández Samaniego

Local

Reformas al Poder Judicial infringirían independencia judicial: Alonzo Méndez

“Los que estamos haciendo carrera judicial vamos a tener que lograr el voto de las personas y eso invita a un compromiso. ¿Un compromiso con quién? Con quien tenga el poder”

Local

“Complicada” la apertura de Otay 2 para camiones vacíos: cónsul de EU en Tijuana

Estamos trabajando en la nueva garita de Otay 2, en México dicen terminar en 2024, en los Estados Unidos también estamos avanzando: Thomas E. Reott.