/ domingo 24 de octubre de 2021

El escritor británico Ben Oliver presenta la segunda parte de su trilogía "El circuito"

El circuito, reflexiona sobre la desigualdad social

El escritor británico Ben Oliver creció leyendo libros de terror y disfrutando la sensación de sentir miedo conforme iban avanzando las páginas. Pero cuando decidió iniciar su carrera, la ciencia ficción fue el género que lo llevó a explorar futuros apocalípticos, aunque no tan alejados de la situación actual.

Y es que para el autor, quien presenta el libro El bloque (segunda parte de la saga El circuito), la situación actual que se vive tanto política como económicamente, no pinta para construir una sociedad que algún día logre convivir con armonía, especialmente considerando que hay un sector de la población al que no le interesa ayudar a los menos afortunados.

“Todos los millonarios de la era moderna tienen el potencial para convertirse en un súper villano”, asegura. “No hay billonarios éticos en el mundo. Tienen dinero, están acumulando riquezas y con eso podrías ayudar a los demás. Siempre ha sido así, la gente con poder, no lo quiere soltar para lograr un bien, aunque saben que muchos se podrían beneficiar”.

La saga sigue la vida de un joven llamado Luka, que se encuentra preso en una cárcel de máxima seguridad. Ahí es sometido a constantes torturas, y obligado a participar en crueles experimentos médicos, que buscan mejorar la vida de los Atls (humanos de clase alta). Su situación cambia drásticamente cuando se desata una guerra en el exterior, que convierte a las personas en despiadadas máquinas asesinas.

Ben compartió que con esta historia busca mantener a los lectores en vilo, tal y como él estaba cuando leía libros en su infancia, pero al mismo tiempo que los lleve a reflexionar sobre la desigualdad que impera en todo el mundo.

Al cuestionarlo sobre el proceso de escribir este tipo de textos en un mundo que deja poco a la imaginación, subrayó que no importa cuán turbia sea la realidad, por el momento su literatura busca ser una oportunidad para presentar mundos diferentes, que por un segundo brinden un descanso mental a los problemas.

"Personalmente no quiero estar escribiendo de eso, ni creo que la gente quiera leer ese tema del que nos queremos alejar lo más que podamos. Ahora los medios exageran, estamos viviendo en escenarios muy feos de los que nos queremos olvidar", comentó.

"Fue accidental que las cosas terminarán acercándose a lo que estamos pasando en esta pandemia, y que lo del libro se pareciera a lo que hacemos en cuarentena, donde pareciera que estamos viviendo el mismo día una y otra vez", agregó entre risas.

El escritor adelantó que ya está trabajando en la tercera y última entrega de la serie, y continúa en espera de que se concrete el proyecto televisivo basado en su obra, que correrá a cargo del productor de Black Mirror, Louise Sutton.

"Me solicitaron los derechos incluso antes de que se publicara el libro, porque ellos leyeron la idea y les gustó. Pero ahora con la pandemia es más lento, y tomará más tiempo", finalizó.

El escritor británico Ben Oliver creció leyendo libros de terror y disfrutando la sensación de sentir miedo conforme iban avanzando las páginas. Pero cuando decidió iniciar su carrera, la ciencia ficción fue el género que lo llevó a explorar futuros apocalípticos, aunque no tan alejados de la situación actual.

Y es que para el autor, quien presenta el libro El bloque (segunda parte de la saga El circuito), la situación actual que se vive tanto política como económicamente, no pinta para construir una sociedad que algún día logre convivir con armonía, especialmente considerando que hay un sector de la población al que no le interesa ayudar a los menos afortunados.

“Todos los millonarios de la era moderna tienen el potencial para convertirse en un súper villano”, asegura. “No hay billonarios éticos en el mundo. Tienen dinero, están acumulando riquezas y con eso podrías ayudar a los demás. Siempre ha sido así, la gente con poder, no lo quiere soltar para lograr un bien, aunque saben que muchos se podrían beneficiar”.

La saga sigue la vida de un joven llamado Luka, que se encuentra preso en una cárcel de máxima seguridad. Ahí es sometido a constantes torturas, y obligado a participar en crueles experimentos médicos, que buscan mejorar la vida de los Atls (humanos de clase alta). Su situación cambia drásticamente cuando se desata una guerra en el exterior, que convierte a las personas en despiadadas máquinas asesinas.

Ben compartió que con esta historia busca mantener a los lectores en vilo, tal y como él estaba cuando leía libros en su infancia, pero al mismo tiempo que los lleve a reflexionar sobre la desigualdad que impera en todo el mundo.

Al cuestionarlo sobre el proceso de escribir este tipo de textos en un mundo que deja poco a la imaginación, subrayó que no importa cuán turbia sea la realidad, por el momento su literatura busca ser una oportunidad para presentar mundos diferentes, que por un segundo brinden un descanso mental a los problemas.

"Personalmente no quiero estar escribiendo de eso, ni creo que la gente quiera leer ese tema del que nos queremos alejar lo más que podamos. Ahora los medios exageran, estamos viviendo en escenarios muy feos de los que nos queremos olvidar", comentó.

"Fue accidental que las cosas terminarán acercándose a lo que estamos pasando en esta pandemia, y que lo del libro se pareciera a lo que hacemos en cuarentena, donde pareciera que estamos viviendo el mismo día una y otra vez", agregó entre risas.

El escritor adelantó que ya está trabajando en la tercera y última entrega de la serie, y continúa en espera de que se concrete el proyecto televisivo basado en su obra, que correrá a cargo del productor de Black Mirror, Louise Sutton.

"Me solicitaron los derechos incluso antes de que se publicara el libro, porque ellos leyeron la idea y les gustó. Pero ahora con la pandemia es más lento, y tomará más tiempo", finalizó.

Local

A tres meses de la desaparición de Fátima Islas Pérez; amigos exigen avances

Gabriela García Lerma dijo que la FGE ya tiene “pruebas necesarias”, pero sigue lenta la investigación

Local

Maquiladora teme aranceles por incumplimiento de México en energías renovables

“Sería muy grave porque lo tendríamos que pagar nosotros”, comentó el presidente de Index Tijuana

Virales

Viaja desde Ensenada hasta Australia en bote de remos: Conoce a Michelle Lee

Michelle Lee, remera profesional, se encuentra realizando una hazaña que muchos pensarían es de locos

Mundo

La nueva normalidad debe tomar en cuenta a todos

El regreso del confinamiento debe incluir a muchos trabajadores cuyas ocupaciones son menos “socialmente aceptables”, como es el caso de las trabajadoras sexuales

Tecnología

Vístete de Prada y vive en una “metamansión”

El metaverso invade el ámbito del diseño creando ambientes virtuales, nuevas tendencias y hasta ciudades enteras que parecen fuera de este mundo

Local

Para septiembre esperan reabrir la Casa del Abuelo: Gastón Toledo

La presidenta del Patronato DIF Tijuana descartó que se vaya a ampliar la capacidad

Local

Maquiladora teme aranceles por incumplimiento de México en energías renovables

“Sería muy grave porque lo tendríamos que pagar nosotros”, comentó el presidente de Index Tijuana

Local

Hay más de dos mil 500 niños institucionalizados en BC: DIF

La capacidad de los albergues de Tijuana y Mexicali es de 150 a 200 niños cada uno, dijo Mónica Vargas

Local

Amigos de Fátima Islas Pérez no ven avances en investigación; desapareció hace tres meses

Gabriela García Lerma dijo que la FGE ya tiene “pruebas necesarias”, pero sigue lenta la investigación