/ sábado 6 de noviembre de 2021

Incierto, el futuro de la Plaza Zócalo

Han invertido 270 millones de pesos en la obra, pero solo presenta un avance del 16%

Calificado como un “elefante blanco”, la construcción de la Plaza Cívica Zócalo 11 de Julio se encuentra detenida, mientras que el Patronato que la concibió lidia con batallas legales que han frenado la continuidad del proyecto iniciado en 2009.

A 12 años de su proyección, 270 millones de recursos federales han sido invertidos en la obra, aunque su avance apenas es de un 16%.

El diseño de la obra unifica el que fuera el edificio del Centro de Gobierno estatal con el edificio de Palacio Municipal, pero una serie de amparos interpuestos por ciudadanos opositores al proyecto, frenaron en 2017 su edificación.

Al rechazo del grupo de ciudadanos se sumó la cancelación que en agosto de 2020 hiciera el ex gobernador Jaime Bonilla Valdez del convenio firmado entre el gobierno del estado de Baja California y el Patronato 11 de Julio, A.C.

Aunque la asociación civil se amparó contra la decisión de Bonilla, logrando obtener hasta el momento una suspensión definitiva, se encuentra impedido de poder promover el proyecto y gestionar recursos para seguir con su edificación.

En este contexto, la continuidad del proyecto depende de lo que se resuelva en los tribunales federales y de la voluntad que tengan las autoridades del gobierno del estado de Baja California y del municipio de Tijuana de apoyarlo, anotó Francisco Pujol, director del Patronato.

Pese a lo adverso que pueda verse el escenario, sostuvo que los integrantes del Patronato no se darán por vencidos en su objetivo de lograr la edificación de la plaza 11 de Julio, “no podemos quitar el dedo del renglón después de casi doce años de estar gestionando”.

El Anfiteatro del ICBC parece que no ha recibido mantenimiento. Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

PROYECTO BAJO REVISIÓN DEL NUEVO GOBIERNO

Tras la cancelación del convenio de participación patronato-gobierno del estado, promovida por Jaime Bonilla, el organismo civil promovió un amparo, al considerar que la decisión unilateral del ahora ex gobernador, era improcedente ante un acuerdo colegiado.

Para dar por terminado el acuerdo, en las cláusulas del mismo se estableció que debían estar de acuerdo las dos partes, a menos que alguna hubiese incurrido en incumplimiento.

“En este caso no hubo incumpliendo de nada porque, a pesar de la lentitud de la obra, el Patronato continuó en su gestión”, subrayó.

El recurso se presentó ante el juez Cuarto de Distrito en Materia de Amparo y de Juicios Federales, Francisco Caballero Green, quien el 10 de febrero de 2021 concedió la suspensión definitiva.

Al estado se ordenó abstenerse de cancelar o dar por terminado anticipadamente el convenio de Colaboración celebrado entre el patronato 11 de Julio, A.C. y el poder ejecutivo.

Con la suspensión definitiva, el Patronato también quedó impedido de promocionar el proyecto, gestionar recursos o continuar con los trabajos de obra.

“Todo queda tal como está, lo único que se puede hacer son los trabajos correspondientes al mantenimiento y la protección de lo que está hecho”, anotó Francisco Pujol, director del Patronato.

Además de estar a la espera de que el Juez Federal dé el fallo a favor del Patronato para poder continuar con las actividades de promoción del proyecto y gestión de recursos, el organismo también busca un acercamiento con la nueva administración estatal.

“Estamos en espera de poder hablar con el nuevo gobierno que encabeza Marina del Pilar Ávila Olmeda, sobre la continuidad del proyecto”, indicó Pujol.

Al respecto, Arturo Espinoza Jaramillo, titular de la Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT), asentó que el caso de la Plaza Cívica Zócalo 11 de Julio, se encuentra bajo “proceso de revisión minuciosa”.

En tanto, el secretario de Desarrollo Territorial, Urbano y Ambiental de Tijuana, Miguel Ángel Bujanda Ruíz, dijo que el Ayuntamiento se encuentra trabajando en la revisión del proyecto del Zócalo.


ESTACIONAMIENTO SUBTERRÁNEO, UN OBSTÁCULO PARA EL PROYECTO

“El proyecto del Zócalo 11 de Julio estará parado hasta que no se solucione el estacionamiento”, advirtió la alcaldesa Montserrat Caballero.

Se refirió al estado que guarda el estacionamiento subterráneo ubicado a un costado de Palacio Municipal, el cual fue edificado con fallas estructurales por la empresa Makro, las cuales no han terminado de resolverse.

Ello ha impedido que la Plaza Cívica municipal, que funciona como techo del aparcamiento, pueda utilizarse en eventos masivos.

La presidenta municipal dijo que la obra se encuentra bajo revisión y adelantó que el próximo 20 de noviembre se tendrá un dictamen del estado que guarda la obra, lo que permitirá llegar a una solución conjunta con la empresa que tiene la concesión del estacionamiento, filial de Makro.

La construcción ha sido calificada como un “elefante blanco” Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

Aunque el aparcamiento subterráneo se construyó como una obra independiente del proyecto del Zócalo, el gobierno municipal y del estado acordaron empatarla al diseño de la nueva plaza, no solo en colores y diseño, sino que sus cimientos pudieran soportar la estructura del óvalo que forma parte del diseño de la Plaza 11 de Julio.

Incluso el patronato gestionó y obtuvo del gobierno del estado dos millones de pesos para la instalación de una decena de trabes, y aunque el recurso sí se aplicó y se reconstruyeron los cimientos, las adecuaciones no se realizaron de acuerdo a lo especificado por especialistas.

“El municipio debió obligar a la empresa a cumplir con la obra en función del uso de la Plaza Cívica”, indicó Francisco Pujol.


LA LUCHA CONTRA LOS DEFENSORES DEL PARQUE BENITO JUÁREZ

Los juicios de amparo gestionados, y ganados en su momento por los defensores del parque Benito Juárez, fue el primer obstáculo al que se enfrentaron los promotores de la Plaza 11 de Julio.

La afectación al proyecto fue bastante, porque detuvo el desarrollo del corazón de la obra del Zócalo.

“Cuando ellos demandaron al Ayuntamiento la expedición de permisos de construcción, el juzgado solicitó que se cancelara por lo pronto la obra”, anotó Francisco Pujo, director del Patronato 11 de Julio.

Esta suspensión dictada en 2017 impidió desarrollar el proyecto en el terreno que está entre Palacio Municipal y el edificio que ubicaba el Centro de Gobierno del estado, en donde se ubica la biblioteca pública Benito Juárez y las oficinas de la Secretaría de Educación Pública, precisó.

Es justo en el punto donde se ubican esos edificios que se proyectó erigir la torre central de la Plaza 11 de Julio, emblema del proyecto, la cual consta de 15 niveles, “aprovechables para la ubicación de oficinas gubernamentales que actualmente se encuentran en locales rentados”, sugirió Pujol.

El Juzgado Federal ordenó reiniciar el juicio, en el que no había sido considerado ni el Patronato ni el estado, los cuales tenían que estar implicados, como afectados y, en el caso del estado, como propietario de los terrenos.

Una serie de amparos frenaron en 2017 su edificación. Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

La pandemia por coronavirus no solo ha prolongado este juicio, sino que lo mantiene casi detenido, aunque Pujol confía en que se pueda ganar este juicio, porque “la demanda es por un parque inexiste en el decreto de concesión que la federación hizo de estos terrenos al municipio y al estado”, expuso.

Sin embargo, aunque se gane el juicio contra los autollamados defensores del Parque Benito Juárez, la continuidad del proyecto dependerá del gobierno del estado, reiteró.

“Realmente dependemos de ellos, el terreno es de ellos”, dijo.

Respecto a la donación del edificio del Centro de Gobierno a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) no afectará el desarrollo del proyecto de la Plaza 11 de Julio, toda vez que en su diseño arquitectónico el inmueble estaba contemplado como tal.

“Su existencia estaba contemplada, pero no modificarlo, el espacio de la plaza se diseñó alrededor de ese edificio”, explicó Francisco Pujol.


AVANCE INCIPIENTE

Dividido en cuatro etapas, la Plaza Cívica Zócalo 11 de Julio registra apenas 16% de avance. “Falta mucho más del 80%”, refirió Francisco Pujol.

Detalló que la primera etapa es en la única que se ha logrado un avance del 90% Mientras las otras tres etapas se mantienen sin progreso significativo.

Los amparos detuvieron el desarrollo del corazón de la obra del Zócalo 11 de Julio en 2017. Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

En la primera etapa se logró instalar un anfiteatro equipado con butacas para mil 200 personas, un teatro interior, salón de conferencias para 350 asistentes, oficinas, camerinos, y baños, obras todas funcionando.

En proceso se encuentran un jardín escultórico, salones y espacios para el desarrollo de disciplinas artísticas, conciertos y exposiciones que forman parte del Instituto de Cultura de Baja California (ICBC).

En la obra se han invertido aproximadamente 270 millones de pesos de recursos federales, y alrededor de tres millones de pesos de recursos ciudadanos.

La torre emblema es una de las obras en las que poco desarrollo ha podido lograrse, su construcción inició en 2014 con una inversión de 73 millones de pesos provenientes de la federación.

Para iniciar su edificación se llevó a cabo la reubicación de árboles, excavaciones para dos planta inferiores de estacionamientos, el tablestacado de todo el perímetro para evitar derrumbes, la adquisición de la estructura metálica para los estacionamientos y los primeros tres niveles de la torre.

Calificado como un “elefante blanco”, la construcción de la Plaza Cívica Zócalo 11 de Julio se encuentra detenida, mientras que el Patronato que la concibió lidia con batallas legales que han frenado la continuidad del proyecto iniciado en 2009.

A 12 años de su proyección, 270 millones de recursos federales han sido invertidos en la obra, aunque su avance apenas es de un 16%.

El diseño de la obra unifica el que fuera el edificio del Centro de Gobierno estatal con el edificio de Palacio Municipal, pero una serie de amparos interpuestos por ciudadanos opositores al proyecto, frenaron en 2017 su edificación.

Al rechazo del grupo de ciudadanos se sumó la cancelación que en agosto de 2020 hiciera el ex gobernador Jaime Bonilla Valdez del convenio firmado entre el gobierno del estado de Baja California y el Patronato 11 de Julio, A.C.

Aunque la asociación civil se amparó contra la decisión de Bonilla, logrando obtener hasta el momento una suspensión definitiva, se encuentra impedido de poder promover el proyecto y gestionar recursos para seguir con su edificación.

En este contexto, la continuidad del proyecto depende de lo que se resuelva en los tribunales federales y de la voluntad que tengan las autoridades del gobierno del estado de Baja California y del municipio de Tijuana de apoyarlo, anotó Francisco Pujol, director del Patronato.

Pese a lo adverso que pueda verse el escenario, sostuvo que los integrantes del Patronato no se darán por vencidos en su objetivo de lograr la edificación de la plaza 11 de Julio, “no podemos quitar el dedo del renglón después de casi doce años de estar gestionando”.

El Anfiteatro del ICBC parece que no ha recibido mantenimiento. Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

PROYECTO BAJO REVISIÓN DEL NUEVO GOBIERNO

Tras la cancelación del convenio de participación patronato-gobierno del estado, promovida por Jaime Bonilla, el organismo civil promovió un amparo, al considerar que la decisión unilateral del ahora ex gobernador, era improcedente ante un acuerdo colegiado.

Para dar por terminado el acuerdo, en las cláusulas del mismo se estableció que debían estar de acuerdo las dos partes, a menos que alguna hubiese incurrido en incumplimiento.

“En este caso no hubo incumpliendo de nada porque, a pesar de la lentitud de la obra, el Patronato continuó en su gestión”, subrayó.

El recurso se presentó ante el juez Cuarto de Distrito en Materia de Amparo y de Juicios Federales, Francisco Caballero Green, quien el 10 de febrero de 2021 concedió la suspensión definitiva.

Al estado se ordenó abstenerse de cancelar o dar por terminado anticipadamente el convenio de Colaboración celebrado entre el patronato 11 de Julio, A.C. y el poder ejecutivo.

Con la suspensión definitiva, el Patronato también quedó impedido de promocionar el proyecto, gestionar recursos o continuar con los trabajos de obra.

“Todo queda tal como está, lo único que se puede hacer son los trabajos correspondientes al mantenimiento y la protección de lo que está hecho”, anotó Francisco Pujol, director del Patronato.

Además de estar a la espera de que el Juez Federal dé el fallo a favor del Patronato para poder continuar con las actividades de promoción del proyecto y gestión de recursos, el organismo también busca un acercamiento con la nueva administración estatal.

“Estamos en espera de poder hablar con el nuevo gobierno que encabeza Marina del Pilar Ávila Olmeda, sobre la continuidad del proyecto”, indicó Pujol.

Al respecto, Arturo Espinoza Jaramillo, titular de la Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT), asentó que el caso de la Plaza Cívica Zócalo 11 de Julio, se encuentra bajo “proceso de revisión minuciosa”.

En tanto, el secretario de Desarrollo Territorial, Urbano y Ambiental de Tijuana, Miguel Ángel Bujanda Ruíz, dijo que el Ayuntamiento se encuentra trabajando en la revisión del proyecto del Zócalo.


ESTACIONAMIENTO SUBTERRÁNEO, UN OBSTÁCULO PARA EL PROYECTO

“El proyecto del Zócalo 11 de Julio estará parado hasta que no se solucione el estacionamiento”, advirtió la alcaldesa Montserrat Caballero.

Se refirió al estado que guarda el estacionamiento subterráneo ubicado a un costado de Palacio Municipal, el cual fue edificado con fallas estructurales por la empresa Makro, las cuales no han terminado de resolverse.

Ello ha impedido que la Plaza Cívica municipal, que funciona como techo del aparcamiento, pueda utilizarse en eventos masivos.

La presidenta municipal dijo que la obra se encuentra bajo revisión y adelantó que el próximo 20 de noviembre se tendrá un dictamen del estado que guarda la obra, lo que permitirá llegar a una solución conjunta con la empresa que tiene la concesión del estacionamiento, filial de Makro.

La construcción ha sido calificada como un “elefante blanco” Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

Aunque el aparcamiento subterráneo se construyó como una obra independiente del proyecto del Zócalo, el gobierno municipal y del estado acordaron empatarla al diseño de la nueva plaza, no solo en colores y diseño, sino que sus cimientos pudieran soportar la estructura del óvalo que forma parte del diseño de la Plaza 11 de Julio.

Incluso el patronato gestionó y obtuvo del gobierno del estado dos millones de pesos para la instalación de una decena de trabes, y aunque el recurso sí se aplicó y se reconstruyeron los cimientos, las adecuaciones no se realizaron de acuerdo a lo especificado por especialistas.

“El municipio debió obligar a la empresa a cumplir con la obra en función del uso de la Plaza Cívica”, indicó Francisco Pujol.


LA LUCHA CONTRA LOS DEFENSORES DEL PARQUE BENITO JUÁREZ

Los juicios de amparo gestionados, y ganados en su momento por los defensores del parque Benito Juárez, fue el primer obstáculo al que se enfrentaron los promotores de la Plaza 11 de Julio.

La afectación al proyecto fue bastante, porque detuvo el desarrollo del corazón de la obra del Zócalo.

“Cuando ellos demandaron al Ayuntamiento la expedición de permisos de construcción, el juzgado solicitó que se cancelara por lo pronto la obra”, anotó Francisco Pujo, director del Patronato 11 de Julio.

Esta suspensión dictada en 2017 impidió desarrollar el proyecto en el terreno que está entre Palacio Municipal y el edificio que ubicaba el Centro de Gobierno del estado, en donde se ubica la biblioteca pública Benito Juárez y las oficinas de la Secretaría de Educación Pública, precisó.

Es justo en el punto donde se ubican esos edificios que se proyectó erigir la torre central de la Plaza 11 de Julio, emblema del proyecto, la cual consta de 15 niveles, “aprovechables para la ubicación de oficinas gubernamentales que actualmente se encuentran en locales rentados”, sugirió Pujol.

El Juzgado Federal ordenó reiniciar el juicio, en el que no había sido considerado ni el Patronato ni el estado, los cuales tenían que estar implicados, como afectados y, en el caso del estado, como propietario de los terrenos.

Una serie de amparos frenaron en 2017 su edificación. Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

La pandemia por coronavirus no solo ha prolongado este juicio, sino que lo mantiene casi detenido, aunque Pujol confía en que se pueda ganar este juicio, porque “la demanda es por un parque inexiste en el decreto de concesión que la federación hizo de estos terrenos al municipio y al estado”, expuso.

Sin embargo, aunque se gane el juicio contra los autollamados defensores del Parque Benito Juárez, la continuidad del proyecto dependerá del gobierno del estado, reiteró.

“Realmente dependemos de ellos, el terreno es de ellos”, dijo.

Respecto a la donación del edificio del Centro de Gobierno a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) no afectará el desarrollo del proyecto de la Plaza 11 de Julio, toda vez que en su diseño arquitectónico el inmueble estaba contemplado como tal.

“Su existencia estaba contemplada, pero no modificarlo, el espacio de la plaza se diseñó alrededor de ese edificio”, explicó Francisco Pujol.


AVANCE INCIPIENTE

Dividido en cuatro etapas, la Plaza Cívica Zócalo 11 de Julio registra apenas 16% de avance. “Falta mucho más del 80%”, refirió Francisco Pujol.

Detalló que la primera etapa es en la única que se ha logrado un avance del 90% Mientras las otras tres etapas se mantienen sin progreso significativo.

Los amparos detuvieron el desarrollo del corazón de la obra del Zócalo 11 de Julio en 2017. Foto: Ramón Hurtado | El Sol de Tijuana

En la primera etapa se logró instalar un anfiteatro equipado con butacas para mil 200 personas, un teatro interior, salón de conferencias para 350 asistentes, oficinas, camerinos, y baños, obras todas funcionando.

En proceso se encuentran un jardín escultórico, salones y espacios para el desarrollo de disciplinas artísticas, conciertos y exposiciones que forman parte del Instituto de Cultura de Baja California (ICBC).

En la obra se han invertido aproximadamente 270 millones de pesos de recursos federales, y alrededor de tres millones de pesos de recursos ciudadanos.

La torre emblema es una de las obras en las que poco desarrollo ha podido lograrse, su construcción inició en 2014 con una inversión de 73 millones de pesos provenientes de la federación.

Para iniciar su edificación se llevó a cabo la reubicación de árboles, excavaciones para dos planta inferiores de estacionamientos, el tablestacado de todo el perímetro para evitar derrumbes, la adquisición de la estructura metálica para los estacionamientos y los primeros tres niveles de la torre.

Local

Piden resguardar presunto lugar donde arrojaron los cuerpos de ingeniero y ayudante

Dijeron que en el lugar hay incendios constantes, además de qué la empresa no cuenta con un perímetro delimitado y cualquier persona puede ingresar.

Policiaca

Abandonan cuerpo sin vida en el Capistrano, cerca del Estadio Chevron

El occiso se encontraba envuelto en un cobertor sobre la calle Álvaro Obregón.

Local

Continúan recomendaciones en contra de policías: CEDHBC

El titular de la CEDHBC mencionó que han instalado mesas de trabajo para avanzar con las recomendaciones.

Local

Bomberos no sindicalizados trabajan bajo protesta para exigir homologación salarial

Alrededor de 30 elementos mencionaron que buscan la homologación de sueldos y posteriormente tratarán la entrega de plazas sindicales

Local

Tipo de cambio en Tijuana

Consulta aquí la compra y venta del dólar en los bancos de México

Local

Inicia miércoles con pocas nubes; se mantendrá despejado por la tarde

Se espera una temperatura máxima de 28° centígrados en Tijuana