/ martes 6 de marzo de 2018

Premisa Mayor

México, dolorido y adolorido


Barbarie recurrente, injuriante ferocidad, desmesuras aberrantes, compulsión solo para alborotar, tretas para escandalizar, palmarias maniobras para intentar distraer o confundir a la población desde los partidos enzarzados en otra grotesca y mezquina batalla navajera por el poder sin importarles otra brutal recesión democrática ni tampoco agrietar o hasta convulsionar al país.

Los partidos "glorifican" de nuevo el estercolero...

Trepadores, trapecistas, oportunistas y juramentados peleles se funden con salival irracional en mentiras, peroratas, anatemas, violencia facciosa inaguantable, disquisiciones legaloides intercambiando miasmas y todo género de excrecencias como ritual sucio y tediosamente rutinario.

Partidos condicionados a su mitocondrial genético de contumaces "saltapatrás" y que para no generar propuestas al país ni formalizar compromisos con la población destapan otra vez la misma olla de alacranes escenificando la misma opereta bufa protagonizada por el mismo "puñado de pandillas disputándose el botín" sexenal amenazando con sus patrañas la destrucción de la república.

Algunos sociólogos atribuyen que tenemos un país descoyuntado, atrasado y saqueado habida cuenta de ese porfiado regreso estéril al pasado disoluto donde grupos de poder político-económico, clase política, gerentes de los partidos y secuaces con ansias exacerbadas de pillaje, enfermiza voracidad y proclividad para el despojo a la nación de los bienes colectivos montan sexenalmente con desperdicio, retroceso y vileza, el mismo trillado melodrama...

A eso le llaman otros el "síndrome de Salomón" que un país padece cuando su clase política-económica y partidaria adopta comportamientos o actitudes cavernícolas impidiéndose mutuamente sobresalir y destacar, boicoteándose entre sí, cancelándose capacidades y potencial para dirigir bien a un país más allá del solo estar acuciados por detentar el poder a costa de lo que fuere.

Y hete aquí el quid de la cuestión...

¡No solo no hay sentido común ni buen juicio político, mucho menos interés alguno para proteger el presente y futuro del país como desideratum toda vez que en esa clase político-económica y partidaria cupular para defender sus privilegios y evitar ser procesados por sus fechorías, transas, fraudes, apropiación de la riqueza nacional, peculado, sobornos y desvío criminal de recursos públicos ejercen violencia entre las mismas élites multiplicando el desorden y confrontaciones en una versión telúrica, desquiciada, desgarrante, viscosa y prosaica similar a los cruentos enfrentamientos entre los cárteles de la delincuencia organizada!

Se molestarán algunos con neuronas vacías o bolsillos repletos pero no podrán argumentar contra la verdad y la realidad monda y lironda: Existe propensión enfermiza de las élites político-económicas al caos, a la anarquía y a la ingobernabilidad capitaneando los partidos como revolucionarios perfumados que realizan un día sí y otro también embestidas destructivas contra la economía nacional como insurrectos de cuello blanco y en su paroxístico primitivismo voraz nunca ahito dejar sexenalmente regueros de miseria, millones de pobres con niños desnutridos muriendo prematuramente.

El filósofo de la guerra Sun Tzu define la guerrilla como una vertiente de la guerra para combatir en sigilo, hostigando e infiltrando y realizando acciones ofensivas de desgaste agotadoras y desmoralizantes para la población inocente e inerme...Y que otra cosa hacen los "guerrilleros de cuello blanco" que no sea sabotear a México, robarlo, defraudarlo, saquearlo, despojarle y entregarlo a los grandes intereses de los grupos oligárquicos y cleptómanos empecinados en medrar, acaparar, encarecer, especular, evadir impuestos, traficar con influencias, lavar dinero del narco, transferirlo a paraísos fiscales, amasar fortunas que alcanzan niveles de escándalo, socavando con ello y descaradamente las finanzas públicas, sembrando sistemáticamente la ponzoña de las crisis económicas recicladas, hundir al país en colosales deudas impagables y nunca invertidas en nada positivo (literalmente desaparecida) debilitando para capturar las instituciones, servirse de ellas y utilizarlas facciosamente contra sus mismos corifeos y cómplices venidos a menos cuando de pelear por el botín se trata.

¡En un símil y equivalencia copista imitadora las organizaciones criminales del lumpen son solo reflejo, efecto espejo e imitación de la alta delincuencia organizada sofisticada enquistada en los grandes bancos, las corporaciones, los monopolios nacionales y multinacionales, empresarios de alto nivel, funcionarios del mismo nivel, gobernadores crápulas y demás fauna nociva que depreda en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes de tal suerte que en grotesca farsa, engaño sistemático, autoelogios, baños hipócritas de pureza purulenta han causado enormes daños al país con sus impunes prácticas ilícitas, lenidad, incuria y rapacidad desaforada!

Al decir esto no pretendo ninguna curiosidad cultural ecuménica como abstracción, es solo una mirada no ideologizada, un ejercicio fugaz (espacio reducido) que nos avive como sociedad y nos despierte...

También conlleva, a reserva de ampliar y abundar en la necesidad extrema, la urgencia nacional de salir a votar por encima del sainete, el ruido, la violencia, la rudeza y el escándalo deliberado de los partidos que aparentan confrontarse "a muerte" cuando solo es ceguera temporal pasional y onanismo excesivo mientras acuerdan el reparto del botín y en el fondo agandallarse los resultados de manera cerril al pasarles otra vez por encima al INE y al TEPJF que están dominados por esos mismos partidos supuestamente confrontados, pero en los hechos en un maridaje antihigiénico y escatológico apostando a las bajas votaciones pues los partidos en su pequeñez y ruindad le temen a copiosas votaciones pues ello les impide controvertir o impugnar los resultados si son abrumadores.

Podemos dejar atrás el México dolorido, apesadumbrado por el rebajamiento y la vorágine dantesca de los partidos que con insidias ofídicas presionan de manera infame para alejar de las urnas a los electores el primero de julio próximo...También es tiempo de dejar atrás el país adolorido por la "guerra" fracasada contra el narco y la apuesta a la continuidad de la política de sangre, violación de los derechos humanos, horror, inseguridad y más autoritarismo, pero ahora militarizado.

¡La ciudadanía toda puede cambiar el rumbo inercial que le imponen al país las élites político-económicas con la más copiosa votación y hacer posible de una vez y para siempre el voto razonado, la democracia real participativa en elecciones limpias, cuidadas y sin las espurias impugnaciones post-electorales!

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter: @ REguiaV

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=

















México, dolorido y adolorido


Barbarie recurrente, injuriante ferocidad, desmesuras aberrantes, compulsión solo para alborotar, tretas para escandalizar, palmarias maniobras para intentar distraer o confundir a la población desde los partidos enzarzados en otra grotesca y mezquina batalla navajera por el poder sin importarles otra brutal recesión democrática ni tampoco agrietar o hasta convulsionar al país.

Los partidos "glorifican" de nuevo el estercolero...

Trepadores, trapecistas, oportunistas y juramentados peleles se funden con salival irracional en mentiras, peroratas, anatemas, violencia facciosa inaguantable, disquisiciones legaloides intercambiando miasmas y todo género de excrecencias como ritual sucio y tediosamente rutinario.

Partidos condicionados a su mitocondrial genético de contumaces "saltapatrás" y que para no generar propuestas al país ni formalizar compromisos con la población destapan otra vez la misma olla de alacranes escenificando la misma opereta bufa protagonizada por el mismo "puñado de pandillas disputándose el botín" sexenal amenazando con sus patrañas la destrucción de la república.

Algunos sociólogos atribuyen que tenemos un país descoyuntado, atrasado y saqueado habida cuenta de ese porfiado regreso estéril al pasado disoluto donde grupos de poder político-económico, clase política, gerentes de los partidos y secuaces con ansias exacerbadas de pillaje, enfermiza voracidad y proclividad para el despojo a la nación de los bienes colectivos montan sexenalmente con desperdicio, retroceso y vileza, el mismo trillado melodrama...

A eso le llaman otros el "síndrome de Salomón" que un país padece cuando su clase política-económica y partidaria adopta comportamientos o actitudes cavernícolas impidiéndose mutuamente sobresalir y destacar, boicoteándose entre sí, cancelándose capacidades y potencial para dirigir bien a un país más allá del solo estar acuciados por detentar el poder a costa de lo que fuere.

Y hete aquí el quid de la cuestión...

¡No solo no hay sentido común ni buen juicio político, mucho menos interés alguno para proteger el presente y futuro del país como desideratum toda vez que en esa clase político-económica y partidaria cupular para defender sus privilegios y evitar ser procesados por sus fechorías, transas, fraudes, apropiación de la riqueza nacional, peculado, sobornos y desvío criminal de recursos públicos ejercen violencia entre las mismas élites multiplicando el desorden y confrontaciones en una versión telúrica, desquiciada, desgarrante, viscosa y prosaica similar a los cruentos enfrentamientos entre los cárteles de la delincuencia organizada!

Se molestarán algunos con neuronas vacías o bolsillos repletos pero no podrán argumentar contra la verdad y la realidad monda y lironda: Existe propensión enfermiza de las élites político-económicas al caos, a la anarquía y a la ingobernabilidad capitaneando los partidos como revolucionarios perfumados que realizan un día sí y otro también embestidas destructivas contra la economía nacional como insurrectos de cuello blanco y en su paroxístico primitivismo voraz nunca ahito dejar sexenalmente regueros de miseria, millones de pobres con niños desnutridos muriendo prematuramente.

El filósofo de la guerra Sun Tzu define la guerrilla como una vertiente de la guerra para combatir en sigilo, hostigando e infiltrando y realizando acciones ofensivas de desgaste agotadoras y desmoralizantes para la población inocente e inerme...Y que otra cosa hacen los "guerrilleros de cuello blanco" que no sea sabotear a México, robarlo, defraudarlo, saquearlo, despojarle y entregarlo a los grandes intereses de los grupos oligárquicos y cleptómanos empecinados en medrar, acaparar, encarecer, especular, evadir impuestos, traficar con influencias, lavar dinero del narco, transferirlo a paraísos fiscales, amasar fortunas que alcanzan niveles de escándalo, socavando con ello y descaradamente las finanzas públicas, sembrando sistemáticamente la ponzoña de las crisis económicas recicladas, hundir al país en colosales deudas impagables y nunca invertidas en nada positivo (literalmente desaparecida) debilitando para capturar las instituciones, servirse de ellas y utilizarlas facciosamente contra sus mismos corifeos y cómplices venidos a menos cuando de pelear por el botín se trata.

¡En un símil y equivalencia copista imitadora las organizaciones criminales del lumpen son solo reflejo, efecto espejo e imitación de la alta delincuencia organizada sofisticada enquistada en los grandes bancos, las corporaciones, los monopolios nacionales y multinacionales, empresarios de alto nivel, funcionarios del mismo nivel, gobernadores crápulas y demás fauna nociva que depreda en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes de tal suerte que en grotesca farsa, engaño sistemático, autoelogios, baños hipócritas de pureza purulenta han causado enormes daños al país con sus impunes prácticas ilícitas, lenidad, incuria y rapacidad desaforada!

Al decir esto no pretendo ninguna curiosidad cultural ecuménica como abstracción, es solo una mirada no ideologizada, un ejercicio fugaz (espacio reducido) que nos avive como sociedad y nos despierte...

También conlleva, a reserva de ampliar y abundar en la necesidad extrema, la urgencia nacional de salir a votar por encima del sainete, el ruido, la violencia, la rudeza y el escándalo deliberado de los partidos que aparentan confrontarse "a muerte" cuando solo es ceguera temporal pasional y onanismo excesivo mientras acuerdan el reparto del botín y en el fondo agandallarse los resultados de manera cerril al pasarles otra vez por encima al INE y al TEPJF que están dominados por esos mismos partidos supuestamente confrontados, pero en los hechos en un maridaje antihigiénico y escatológico apostando a las bajas votaciones pues los partidos en su pequeñez y ruindad le temen a copiosas votaciones pues ello les impide controvertir o impugnar los resultados si son abrumadores.

Podemos dejar atrás el México dolorido, apesadumbrado por el rebajamiento y la vorágine dantesca de los partidos que con insidias ofídicas presionan de manera infame para alejar de las urnas a los electores el primero de julio próximo...También es tiempo de dejar atrás el país adolorido por la "guerra" fracasada contra el narco y la apuesta a la continuidad de la política de sangre, violación de los derechos humanos, horror, inseguridad y más autoritarismo, pero ahora militarizado.

¡La ciudadanía toda puede cambiar el rumbo inercial que le imponen al país las élites político-económicas con la más copiosa votación y hacer posible de una vez y para siempre el voto razonado, la democracia real participativa en elecciones limpias, cuidadas y sin las espurias impugnaciones post-electorales!

www.ejecentral.com

email: eguia.associates@gmail.com

twiter: @ REguiaV

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=

















lunes 23 de abril de 2018

Premisa Mayor

lunes 16 de abril de 2018

Premisa Mayor

miércoles 11 de abril de 2018

Premisa Mayor

martes 06 de marzo de 2018

Premisa Mayor

lunes 26 de febrero de 2018

Prisa contra certeza

martes 20 de febrero de 2018

No bastan más promesas

domingo 18 de febrero de 2018

No bastan más promesas

lunes 12 de febrero de 2018

MOMENTOS DELICADOS

lunes 05 de febrero de 2018

Rutas equivocadas

viernes 02 de febrero de 2018

DELIBEREMOS (segunda parte)

Cargar Más